follow me
Montañismo y Exploración
Las montañas de la locura


Como escenario, la Antártida, un continente que, en la época en que fue escrito este libro, era muy poco conocido y generaba muchas preguntas porque había prácticamente todo para descubrir. Y los personajes descubrieron la cordillera más alta del planeta: más de doce mil metros de altura. Pero también encontraron algo más…







  • SumoMe

Howard Phillips Lovecraft. Las montañas de la locura. Distribuciones Fontamara, México. 2004. 124 páginas. ISBN: 968-476-206-2


Las montañas de la locuraEl continente antártico ha ejercido una fuerte atracción aún antes de ser descubierto. Muchas novelas se han escrito sobre ellas y ésta (Las montañas de la locura) es una más. En su presentación se dice que es comparable al Arthur Gordon Pym de Edgar Allan Poe y, tratándose de la Antártica, bien podría ser.

Es encomiable la labor de investigación que el autor hizo para poder usar el lenguaje de los científicos con más o menos exactitud, hablando de fechas y de capas geológicas. Pero lo que no pudo hacer fue plasmar el entusiasmo de los exploradores polares ni de los descubridores.

Los protagonistas son científicos de una universidad poco conocida que sin embargo logra un fabuloso patrocinio para realizar una expedición de exploración a la Antártica. En sus recorridos, realizados en aeroplanos, encuentran muestras geológicas que uno de ellos atribuye a causas no conocidas y que le llevan a plantear un viaje a una zona más lejana y no programada.

El resultado: descubren la cordillera más alta del mundo (más de doce mil metros en su punto máximo) y en una excavación, una gruta anormalmente antigua donde hay organismos de millones de años a los que disectan. Después de eso, el silencio total.

Y ese silencio es incómodo a sus compañeros de viaje, que llegan a ellos en otras avionetas. Después de comprobar que todos los integrantes han muerto por la feroz tormenta que azotó la zona por un par de días y que dejara a los aviones completamente pulidos de pintura, dos de ellos se aventuran a una altura de seis mil metros para investigar la zona alta de la cordillera.

Lo que encuentran es precisamente el objeto de la novela. Y si se narra es porque uno de esos dos hombres, justamente el jefe de la expedición, decide dar a conocer lo que encontraron para evitar el encuentro con "cosas" que es mejor que los hombres ignoren. Se trata, pues, de impedir que salga una expedición más hacia el lugar que ellos descubrieron.

La prensa es notificada de cada hallazgo realizado y ésta notifica al mundo, de una manera tan parecida a lo que sucede en la actualidad que uno se pregunta si Lovecraft tenía el mismo concepto de la prensa que Traven pero que es asombrosamente un retrato de las expediciones actuales vista desde 1930, que fue cuando se escribió la novela.

Es posible que sea, como es presentada en la contraportada, la mejor novela del autor, pero desde mi punto de vista, el terror o el misterio no se basan el la abundancia de calificativos, sino en hacer que el lector sienta precisamente eso, miedo, cosa que no se logra. Las descripciones abundantes no logran mejorar la novela. Aunque el autor hizo esfuerzos notables por hacer de sus protagonistas unos exploradores, no pudo lograrlo porque le faltaban elementos.



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2024. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©