follow me
Montañismo y Exploración
El camino de Hazard


“Muchos escaladores sostienen, nosotros pensamos que correctamente, que arriesgarse en determinados lugares es un montañismo nocivo, un mal montañismo que se juega la vida frente a la naturaleza. El buen montañismo procura mantener siempre infaliblemente un claro equilibrio entre la precaución y el riesgo. Lo peor que puede suceder si se pasa a la acción con una salvaguarda planeada de antemano, es tener que usarla.” (p. 35)







  • SumoMe

Roger Hubank. El camino de Hazard. Ediciones Desnivel, Madrid. 2003. 224 páginas. ISBN: 84-96192-17-2

...una escalada entonces era un regalo de la Naturaleza, no una ruta forzada a sus perfiles más salvajes, más imponentes. Y no podíamos caer. Nosotros no podíamos caer. Nadie caería jamás.


Un muchacho de finales del siglo XIX y principios del XX. Estudiante e hijo de una familia acomodada, que estudia medicina en Harvard pero que también se dirige a la montaña con más o menos asiduidad. Una situación que conocen muchos escaladores actuales.

Ganadora de los premios Boardman-Tasker y del Festival de Literatura de Montaña Banff en 2001, es posible que posible que la mentalidad del autor (inglés) no sea muy compatible con la de los montañistas hispoanoparlantes y por eso su lectura sea pesada. Visto desde el punto de vista literario (fuera de montaña) su recreación de la Inglaterra de entonces es muy buena y uno aprende a ver a los ingleses con la misma mirada que ellos:

"La guerra se encuentra en el orden natural de las cosas, George. De hecho, iré más allá. Todo lo que más valoramos en nuestro estilo de vida inglés, ha sido, en alguna u otra etapa, preservado sobre el campo de batalla. La guerra nos ha hecho lo que somos." (p. 59)

Los personajes de escalada no brillan por sí mismos sino que parecen escondidos bajo una luz grisácea, oprimente a veces. Las menciones a Whymper y a Mummery son escuetas, como si se las hiciera una persona que no practica la escalada pero que la ha leído en alguna parte. Incluso el personaje principal parece no existir pues se convierte en narrador de lo que sucede a su derredor, desde el boceto de su vida familiar hasta la guerra contra los bóer en Ã?frica del Sur.

De escalada tiene poco pero mucho de la vida cotidiana. Uno se siente casi como dentro de una de las muchas novelas de Hermann Hesse, aunque sin la genialidad de éste.

Hay tres puntos que a mí me llamaron la atención: El primero es el retrato sólido que hace de su padre, una persona conservadora que emite opiniones directas y contundentes. El segundo es la decisión del personaje a no seguir una carrera definida (aunque finalmente lo haría, en memoria de su padre) y finalmente, el accidente final de la novela, donde uno comienza a sentirse en una novela de montaña.

Lee un capítulo del libro (PDF)



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2024. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©