follow me
Montañismo y Exploración
Ideario 153

¿Qué me había sucedido a mí allí? ¿Qué había aprendido? A conocer mi miedo, por una parte. No se había evaporado milagrosamente con los años, como el acné juvenil. Me sentía debilitado por ese miedo, pero al mismo tiempo fortalecido por haberme enfrentado a él. Tal vez uno no pueda superar del todo el miedo, a fin de cuentas es una respuesta saludable y adecuada. Lo importante es que no te supere.

Andrew Greg







  • SumoMe
...lo más difícil de llegar hasta el límite es regresar de él.

Arantza L. Marugán


Aunque es posible limitar de manera sustancial los riesgos de escalar de primero, aprender a hacerlo es algo muy serio. No debes olvidar nunca que hasta la más mínima caída puede ser mala. La falta de concentración, la confusión de prioridades y el hacer mal las cosas traen como consecuencia piernas rotas, lesiones en la columna y heridas en la cabeza.

Michael Jewell


...la infelicidad que esparcimos a nuestro alrededor en el camino hace aún más importante que lo hagamos bien.

Andrew Greg


¿Qué me había sucedido a mí allí? ¿Qué había aprendido? A conocer mi miedo, por una parte. No se había evaporado milagrosamente con los años, como el acné juvenil. Me sentía debilitado por ese miedo, pero al mismo tiempo fortalecido por haberme enfrentado a él. Tal vez uno no pueda superar del todo el miedo, a fin de cuentas es una respuesta saludable y adecuada. Lo importante es que no te supere.

Andrew Greg


Sabios, vaya si lo eran. De los que asienten con la cabeza y dicen yo-no-me-aventuraría-a-hacer-una-cosa-así. Siempre hacían lo que aconsejaban los libros y los guías, y se autocatalogaban por sus temporadas. Uno estaba en su novena temporada, otro en su décima y así sucesivamente. Yo era un novato y tenía que quedarme sentadito y abrir la boca sólo para pedir disculpas. ¡Como si fuera ese mi estilo!

H. G. Wells


Aquellas primeras escaladas eran prueba de resistencia y siempre las superábamos. ¡Menuda sensación! Corríamos cuesta arriba para ver lo deprisa que podíamos subir. Queríamos saber si era posible que nos fallaran las piernas, si alguna vez llegaríamos al límite, pero no llegábamos. Descubrimos que hacíamos lo que teníamos que hacer.

Maureen O'Neill


Esa intimidad, ese mirar hacia adentro, a la complejidad de otra persona, no es sino un don. Eso por no hablar de la auténtica prueba de amistad que supone. Dejadme que os cuenta cómo: soportando el olor de tu compañera por la noche cuando se desnuda hasta quedarse con su aromática ropa interior larga y sus igualmente fragantes calcetines húmedos; los codazos que te da mientras duerme, empujándote hacia las paredes de la tienda, que gotea de condensación; la manera brusca en la que te pisa en plena noche cuando sale a hacer sus necesidades; las horas que se pasa leyéndote algo a la luz de una linterna; los trocitos de chocolate que te dan a cada curva del camino para animarte a que sigas avanzando.

Maureen O'Neill



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2024. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©