follow me
Montañismo y Exploración
Decisiones equivocadas
28 noviembre 2012

Nuevos comunicados de la jefatura del Parque Nacional Huascarán hacia las agencias de turismo de montaña indican que se aplicarán sanciones a quienes no cumplan el Reglamento que tanta polémica internacional ha causado. Y es posible que aparezcan “oficiales de enlace”.







  • SumoMe
 

Obligar a un montañista experimentado a que contrate otro montañista certificado del país para subir una montaña implica tanto como querer imponerle un instructor de manejo a un competidor de Fórmula Uno.

En 2007, el Parque Nacional Huascarán (PNH) emitió un reglamento que debía ser usado al pie de la letra en el futuro. Uno de los puntos indicaba que ninguna persona podría acceder al Parque sin un guía de alguna de las agencias de turismo de aventura reconocidas. Visto en la distancia, eso indicaba que alguien había visto una mina de oro en todos aquellos que visitan la Cordillera Blanca, que es la extensión del PNH. Un negocio, pues.

Quienes se esmeraron en dejar en papel un negocio como beneficio para el PNH y para Perú mismo, no esperaban la respuesta internacional de rechazo y no por el cobro en sí, sino por algo más sutil pero esencial: ¿Cómo se le podía exigir a Pavle Kozjek, por ejemplo, contratar a un guía para escalar una pared que el guía mismo no tendría la capacidad de abordar? A esta reacción internacional vino una respuesta, aunque tardía: quienes estuvieran federados, sólo tenían que presentar su credencial y podrían obviar el pago siempre y cuando realizaran el trámite burocrático con 30 días de anticipación.

Aun así, el turismo de montaña tuvo un importante descenso y algunos que ya contaban el dinero en sus manos se preguntaron si no habían hecho mal las cuentas o si el mundo estaba pasando una severa crisis económica en lugar de cuestionarse su planteamiento. Quienes pasaron tiempos difíciles fueron los guías de montaña que no habían tenido suficientes clientes. Poco después, algunos montañistas peruanos comenzaron a tener pláticas con los directivos del parque y se mostraban optimistas con los resultados porque finalmente se tomaba en cuenta la opinión de los expertos y no sólo de quienes habían reglamentado sin conocer la realidad de la zona y del deporte.

Recientemente, el ingeniero Martín Salvador Poma, jefe del Parque Nacional Huascarán, envió un escrito a las agencias de turismo en donde se indica que el reglamento del 2007 se cumpliría.

“…para la práctica de las modalidades de turismo de aventura, escalada en hielo/roca u otras formas de turismo que impliquen riesgo para el visitante se realice a través de prestadores de servicios turísticos debidamente autorizados por la Jefatura del Parque Nacional Huascarán y que estos son los responsables de la seguridad y comportamiento de los turistas durante su permanencia dentro del área natural protegida.”

Es decir: todos los adelantos que se habían hecho en las últimas pláticas, no se tomaron en cuenta y ahora los visitantes al PNH “deberán suscribir un documento donde declaran conocer los riesgos que conlleva el desarrollo de esta actividad y exime a la administración del Parque Nacional Huascarán de todo responsabilidad al respecto” y el ingeniero Martin Salvador Poma declara que con esta medida se garantiza “la seguridad de nuestros visitantes”.

Cualquier agencia de montaña hace firmar a sus clientes una responsiva para deslindar su responsabilidad, lo cual es sano. Ahora, el PNH quiere que el turista firme una más para "seguridad de nuestros visitantes" pero como firmar un documento no puede atraer la seguridad a nadie, se descubre que en realidad la jefatura del PNH sólo quiere lavarse las manos.

La creencia de que esta medida es la forma más apropiada de obtener ingresos para el Parque, los guías y operadores turísticos es lo que está debajo de todo esto. Pero hay más: el PNH reconoce sólo como guías a aquellos egresados de la Casa de Guías, quienes a su vez tratan de mantener dentro de la Casa de Guías. Los guías certificados que quieren trabajar por su cuenta o quienes son guías que no están certificados pero que tienen años de experiencia montañista de buena calidad, no son válidos para el PNH. En un documento reciente enviado a las agencias, se explican las sanciones que habrá en caso de trasgresión al cumplimiento del reglamento, entre ellas la suspensión de la licencia. No queda duda de que esto implica que los guías se tengan que certificar y precisamente en la Casa de Guías, donde sólo el examen de admisión para ser aspirante a guía cuesta dos mil dólares.

Para tener clara la imagen de lo que pasa, imaginemos un caso: un muy buen escalador que quiere subir a una montaña por una pared difícil o una ruta nueva de gran dificultad. Digamos, el Chacrarraju o el Huantsán. Si el escalador quiere ser respetuoso del reglamento, contratará a quien tenga más nivel técnico. Pero si ese guía no es de la Casa de Guías, tendrá que contratar a otro de esta Casa (aunque tenga menor nivel) para poder acceder a la montaña. Este segundo guía es sólo un guía, su función sería básicamente estar en el campamento base y posiblemente no cumpla otras tareas, porque al final de cuentas es un guía que ha invertido dinero y tiempo para acreditarse. Parece una manera de imponer los oficiales de enlace que tiene Nepal desde hace décadas. Sin embargo, en Nepal cumplen la función de vigilar que los montañistas no se salgan de la(s) montaña(s) que abarca su permiso.

Aunque seguramente el escalador protestaría por semejante gasto, no tendría más alternativa. Supongamos entonces que hace el esfuerzo y paga al "oficial de enlace". Surge entonces un problema: la Casa de Guías no tiene capacidad para darse abasto en la temporada alta (de ahí que las demás agencias de montaña tengan trabajo). Caer en este juego llevaría a la creación de un grupo de guías con baja calidad técnica y poca experiencia.

¿Qué se debe hacer?

Por el momento no parece haber solución. Las agencias están bajo la amenaza de suspensión de licencias (entre otras) para ejecutar el reglamento. Y puedo imaginar a los directivos de la Casa de Guías saborear por anticipado un enorme pastel que no podrán acabarse y que dejarán insatisfecho al turista mientras que las agencias tendrán que recurrir a sus guías como una forma para mantenerse, aunque no tengan la calidad técnica que el cliente espera.

Podría argumentarse que se trata de divisas que entran al Parque Nacional Huascarán y a la economía del Perú. Bien, hagamos cuentas:

El dinero que el turista ingresa al PNH (la compra de su boleto de ingreso, que hasta ahora dura 30 días pero que se pretende que sea sólo de siete) debería ser, en teoría, para mejoramiento del parque. Sólo hay que recordar que el Parque Nacional Huascarán tiene una superficie de 3,400 kilómetros cuadrados y tiene contratados a un puñado de personas sin ofrecer algún servicio extra, salvo lo que la naturaleza misma ofrece. Tampoco existe un cuerpo de rescate. Cuando hay un accidente, los guías "tienen la obligación" de asistir al rescate. Pero en temporada alta, todos están ocupados con clientes y no dejan su trabajo a menos que tengan ganancias monetarias.

Por reglamentación, ese dinero va directamente al Ministerio de Economía, después pasa a la Sernamp (que regula todos los parques nacionales del Perú) y al final llega al Parque Nacional Huascarán, que a su vez tiene que pagar salarios, transportes, directivos y mantener instalaciones. Sólo lo que reste irá para mejora del PNH, si es que queda algo después de tantos intermediarios.

El dinero que el turista paga por la contratación de un guía no entra directamente al PNH, sino a una agencia de turismo de montaña, llámese Casa de Guías o la que sea. Eso significa que no va a parar al PNH. Sigue siendo un negocio redondo reglamentar usando palabras de prosperidad nacional cuando no es así.

Un sitio de internet dice de esta reglamentación:

“Recuérdese que se trata de medidas que algunas agencias turísticas peruanas intentan imponer, desde hace años, pese a la oposición de la comunidad andinista internacional y de otras empresas (hostelería, alimentación, transporte, etc.) que viven del turismo en la zona.”

Ecuador: un caso similar

Ecuador está tomando medidas similares. Hace poco hubo un accidente donde perecieron tres personas en el Illiniza Sur. La “medida de emergencia” de las autoridades fue decretar que cualquier montaña de cinco mil metros debería ser asistida por un guía oficial. Quienes decretaron ese paso, no tomaron en cuenta que uno de los fallecidos era precisamente un guía oficial. Tampoco tomaron en cuenta que en montañismo, como en cualquiera otra actividad, los accidentes suceden.

Obligar a un montañista experimentado a que contrate otro montañista certificado del país para subir una montaña implica tanto como querer imponerle un instructor de manejo a un competidor de Fórmula Uno, sobre todo si quien lo exige no sabe conducir ni los conductores han hecho ni harán jamás una carrera de Fórmula Uno.

La reglamentación en los parques nacionales es una necesidad, pero es importante no dejar de lado todas las implicaciones que un solo artículo (cualquiera) pueda acarrear y, sobre todo, acercarse a las personas que conocen del tema y que tengan experiencia reciente en el terreno. El turista se pregunta con toda razón por qué le están cobrando. En los Parques Nacionales de Estados Unidos, ni siquiera hay que formular la pregunta: con la infraestructura que tienen, es a todas luces notorio que el dinero que uno paga es para la mejora del parque y beneficio del turista mismo.

Sobre todo, se debe ser muy claro y no prometer una seguridad del turista si en realidad no la hay.


Relacionado

Pagar o no pasar: la libertad a prueba

Entrada al Parque Nacional Huascarán con credencial de la UIAA

Sobre la regulación en el Parque Nacional Huascarán


Más información

Se confirma la obligatoriedad de contratar prestadores de servicios

Carta múltiple a agencias de turismo

Reglamento de Uso Turístico y Recreativo del Parque Nacional Huascarán

Nuevo reglamento de uso público del PNH

Plan Maestro del PNH

Parque Nacional Huascarán

Sernamp

El PNH obligará a contratar prestadores de servicios turísticos


Ver mapa más grande



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©