follow me
Montañismo y Exploración
En la Curva de los Vientos: Everardo Barojas ya en Tuxtla
4 diciembre 2010

Everardo Barojas llegó a Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, tras 1,600 kilómetros sobre su bicicleta. En su camino se encontró con "La Curva de los Vientos", su dificultad más seria.







  • SumoMe

El 2 de diciembre, Everardo Barojas llegó a Tuxtla. Tras él quedaban 1,600 kilómetros recorridos y La Curva de los Vientos. Fue recibido por cientos de personas que le aplaudían. Pasó por una larga fila de gente que lo rodeaba y aplaudía. Cuando llegó a la meta, se dio cuenta de que creían que era el primer lugar de la Tercera Vuelta Internacional al Estado de Chiapas. Cinco minutos después, llegaba el auténtico primer lugar.

La Sierra Madre del Sur en el estado de Oaxaca.
Fotografías: Everardo Barojas.
Click para agrandarlas.

Su segunda etapa comenzó en la ciudad de Oaxaca, continuó hacia la costa del Pacífico por la carretera 165 hasta Pochutla y luego a Mazunte para continuar hacia Salina Cruz y dirigirse a Tuxtla Gutiérrez. En su recorrido pasó por Punta Cometa, la punta más meridional de México.

“De Pochutla a Salina Cruz, prácticamente no hay nada. Los escasos pueblos son pequeños y no hay nada que ver. Tampoco tomé muchas fotos porque estaba más preocupado por los camiones que en una fotografía.”

28 kilómetros después de San Pedro Papanatepec, a pocos kilómetros de la frontera entre Oaxaca y Chiapas, se encontró con el que ha sido su mayor obstáculo en el recorrido: “La Curva de los Vientos”. “Pasé por La Ventosa, famoso por el viento que hace, y ahí fue un día normal. Pero cuando llegué a ese punto, tuve que hacer lo que nunca había hecho: regresar”.

La punta más al sur del país, Punta Cometa.
Los atardeceres siempre son impresionantes.

“Para que te des una idea de cómo es de fuerte el viento, antes de llegar a la Curva, me tocó el viento a favor, pensé que me ayudaría. Pero no sólo me ayudó, sino que me relevó: aún sin pedalear seguía avanzando y eso que el camino era pura subida. Cuando di la vuelta y entré de lleno a la Curva, no sólo no me frenó, sino que me echaba para atrás. Para que te des una idea, yo estaba con los dos pies en el suelo, con todo mi peso sobre el manubrio y aplicando los frenos y aún así ¡levantó la llanta delantera!”

Everardo decidió regresar porque además de no poder avanzar, el fuerte viento levantaba polvo y hacía rodar piedras, que lo golpeaban. En el pueblo más cercano, unos camioneros le dijeron que se trataba de La Curva de los Vientos y que ahí el viento ha tirado al barranco grandes camiones de carga completos. Le dieron un “aventón” hasta haber pasado la curva y así pudo continuar su recorrido: “Fueron sólo dos kilómetros que no pedaleé, pero no había manera de pasar y había mucho riesgo”.

Laguna cerca de la frontera con Oaxaca.

El recorrido lo está haciendo en temporada de “nortes”, olas de viento que viajan de norte a sur y que pueden hacer la navegación difícil. El punto de la curva está al sur del Istmo de Tehuantepec, la franja más angosta de México y por donde pasa todo ese viento, creando túneles de viento en las cañadas.

El día de hoy, Everardo salió rumbo a San Cristóbal de las Casas, donde se reunirá con el Grupo Escala de Chiapas y continuará a Ocosingo, Palenque y Escárcega, donde hará otro descanso antes de continuar hacia Cancún.

Hasta ahora está haciendo jornadas de 100 a 110 kilómetros. Su jornada más larga fue de 165 y la más corta de 90. Con esas distancias, espera estar en Cancún el 18 de diciembre.

Momentos antes de una tormenta en Istmo de Tehuantepec, se alcanzan a ver las primeras gotas en el piso.

Salina Cruz, el tercer puerto más grande de México, se siente como un lugar muy ocupado, con poco que ofrecer a un ciclista.

Ver Rodando por los Caminos de México en mapa más grande.



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©