follow me
Montañismo y Exploración
Kang Nachugo, la conquista de una montaña olvidada junto al Everest
10 noviembre 2008

El Kang Nachugo es una montaña muy cercana al Everest y había pasado desapercibida hasta que Joe Puryear y David Gottliebse fijaron en ella y realizaron, el pasado 17 de octubre, su primer ascenso.







  • SumoMe

Intento a la cara sur

Establecieron un campamento a los 4,800 metros y a la una de la mañana del día siguiente comenzaron a subir por la pared, que se caracterizaba por tener una superficie con valles y crestas, como una ola.

“Los valles eran de hielo con pasos escarpados de roca pero con buenas protecciones. Las crestas, en cambio, eran mayormente nieve y pocos pasos de roca, pero con ocasionales problemas con más pendiente. Elegimos las crestas porque pensamos que haríamos mejor tiempo. Después de escalar prácticamente en solo, nos olvidamos de las cuerdas. En retrospectiva no estamos seguros por qué. Los ocasionales pitones o tornillos de hielo no tenían más valor en esa nieve compacta que llenar el requisito mental de protección que necesitábamos para continuar.”

David Gottlieb en la cara sur del Kang Nachego

David cruzando los valles y crestas de la pared sur

Después de catorce horas y mil cien metros ascendidos, llegaron al límite de sus fuerzas y no había un lugar adecuado para el campamento. Pero lo instalaron justo en donde no parecía caber nada, pero tras hora y media de trabajo. “Hogar, dulce hogar”. Pero aunque estaban enterrados en una cresta, no había mucha diferencia con respecto al resto de la pared.

Al día siguiente, dejaron la tienda para hacer un intento a la cumbre, a tan sólo 800 metros. “pero los 800 metros más difíciles, por supuesto”. Dos largos de cuerda más tarde, la cresta terminó en una banda rocosa y luego el terreno se volvió más complicado. “El progreso era lento pero continuo”. A la una de la tarde tomaron la decisión de bajar porque la montaña estaba muy nublada y comenzaba a nevar.

La arista oeste

Con la experiencia adquirida con las dificultades halladas en lo más alto de la pared sur, decidieron hacer un intento a la otra ruta: la arista oeste, sobre todo porque el tiempo no era muy estable y meterse de nuevo a esa muralla no era factible. “Sabíamos que una arista no era muy segura, pero era mucho más factible con tormenta. Si la arista era demasiado aguda, con muchas cornisas o lo que fuera, sabíamos que con buen tiempo podríamos regresar a la cara sur para un intento sólido”.

Joe punteando. El serac de arriba es "El dedo medio del destino"

Kang Nachugo South Face Attempt from Joe Puryear on Vimeo.

El vivac en la pared sur

Comenzaron a las 11 de la noche y hacia las 5 de la mañana estaban ya en la parte más complicada de la pared sur para llegar a la cresta que une el Chekigo y el Kang Nachugo. Las bandas rocosas los forzaron a escalar una “arista” por debajo de “El dedo medio del Destino”: un serac solitario muy por arriba y cerca de la arista. Por la tarde ya habían alcanzado la arista e instalaron su vivac y esta vez fue más fácil que en la cara sur.

“Comencé a cavar y no tomó mucho tiempo el que una pequeña plataforma se materializara. Pero pronto hice un descubrimiento: un golpe más y ya tenía un agujero hacia China. Miré hacia abajo miles de metros hacia el Tíbet… David y yo miramos con horror cómo una sección de una cornisa se colapsaba de la arista justo a nuestro lado, a pocos centímetros de nuestro “anclaje”. Bienvenidos a la escalada de aristas en el Himalaya”. El vivac lo instalaron varios largos después, en algo más “plano” sobre la arista.

Al día siguiente comenzaron al amanecer y continuaron por la arista siguiendo el principio del “seguro Fairbanks”: “si caes por un lado, me aviento hacia el otro”. Su amplia experiencia en las montañas de Alaska les daba mucha seguridad en este terreno.

David se aproxima a la cumbre

Páginas: 1 2 3 4 5



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2023. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©