follow me
Montañismo y Exploración
LAS PRIMERAS DE ESTOS DÍAS

En nuestro siglo XXI, los espacios desconocidos son cada vez más escasos pero los retos que nos seguimos imponiendo están presentes, incluso en mayor grado. Así, cada quien se las ha ingeniado para buscar aquello que de aventura o de …







  • SumoMe

En nuestro siglo XXI, los espacios desconocidos son cada vez más escasos pero los retos que nos seguimos imponiendo están presentes, incluso en mayor grado. Así, cada quien se las ha ingeniado para buscar aquello que de aventura o de satisfacción tiene el deporte. Incluso hay ya muchas formas de hacer una "primera". Sin embargo, no se puede encontrar aventura en todo lo que se plantee y así surgen proyectos realmente raros. En XPMexico.com se está llevando a cabo un registro de todos los montañistas mexicanos que han escalado el Capitán, en el Valle de Yosemite. Uno de los visitantes se registró diciendo que habían sido los primeros en escalar la pared con "ayuda visual". Su explicación sobre lo que es "ayuda visual" es directa:


La ayuda visual consistió principalmente en que desde la Ciudad de México hasta el Parque Yosemite teníamos una comunicación vía satélite, ninguno de los miembros del equipo teníamos experiencia previa en el ascenso en esa roca, y a pesar de estar tres días visualizando la ruta de ascenso para determinar la ruta óptima tuvimos que hacer uso de la tecnología para hacerlo (ya que ese era el objetivo en sí) y algunos amigos y una prima mía (Mercedes Rodríguez Villafuerte, quien ya tiene varios ascensos en el mismo sitio por diversas rutas) nos iban señalando la ruta a seguir desde la Ciudad de México. Ellos nos veían a través de tres cámaras; dos de ellas colocadas a un km de distancia en la base de la guardia forestal y otra que llevábamos con nosotros; a su vez ellos nos indicaban la ruta a seguir por medio de tres receptores de pantalla en antebrazo con los cuales teníamos contacto, un poco complicado, eso si pero muy sencillo en esos momentos. Por ahora estoy preparando una página web sobre esa experiencia y sobre nuestra próxima aventura, muy similar en el Matternhorn.

Humberto Villafuerte


La reacción acerca de esto la manifiesta abiertamente Daniel Montes en un correo dirigido al mismo foro:


Yo no usaría los medios que utilizó esta persona; creo que le quita una buena parte del encanto de todos estos deportes, donde una cualidad que desarrollas es la capacidad de encontrar la ruta aun y cuando nunca has estado en la zona. En el montañismo se usan lo mapas y aprendes algunas técnicas de orientación, en la escalada te apoyas con dibujos y con las referencias de escaladores que han estado en la zona antes. Este sería un caso en que cada quien aplicaría los criterios éticos con los que se ha formado, en mi caso yo no estaría de acuerdo en usar este tipo de apoyos. Tal vez algunas personas lo vean como un progreso en su forma de hacer montañismo yo creo que no lo es.


Pocos días antes, en el mismo foro, se mencionó una escalada en el Cañón del Sumidero, en el estado de Chiapas. Nadie pudo asegurar que unos escaladores hayan podido ascender en una pared envuelta en vegetación selvática pero César Sánchez Vázquez del Mercado hizo una observación importante:


El afectar tu medio con la escalada no se trata de si eres deportivo o no. El problema es que de repente de vuelves tan ciego que a cualquier "paredsota" le quieres dar. En efecto. En el fondo del cañón miras hacia arriba y ves la pared vertical y se te hace impresionante. Pero creo que no es para escalar. Creo que hay que ser sensato e inteligente y respetar eso. En ese sitio hay ecosistemas únicos en el mundo y los escaladores somos una plaga. Esa es la razón que doy para decir que no vale la pena escalar.


El respeto ha sido para muchos de nosotros uno de los ingredientes más importantes del montañismo y en cuanto se pierde entra uno en el deporte "sólo deporte" que menciona Messner. Y no se trata sólo de lo que actualmente se denomina "ecologismo", sino del respeto más amplio que abarca a los hombres, a las montañas, a los ecosistemas y a todo lo que está presente en el mundo, incluyendo las ideas de cada quien. Sin embargo, el deseo de ser el primero en algo sigue latente: nuevas montañas, nuevas paredes, rutas más difíciles... no es fácil ser pionero en el siglo XXI.

Desnivel On Line presentó hace poco un importante artículo sobre el proyecto de Jesús Martínez Novás, quien quiere escalar el Monte Kailas "en nombre de la paz y la defensa del medio ambiente". Por supuesto, ascender a una montaña sagrada es un asunto que debe resolverse con los hombres más que con los dioses y la crítica al proyecto ha orillado al alpinista español a declarar que "si la comunidad tibetana se sigue oponiendo a que ascienda hasta este sagrado lugar, desistirá definitivamente de su objetivo."

¿A qué conduce ser los primeros en una pared harto conocida pero dirigidos por cámaras? ¿A qué conduce destruir frágiles ecosistemas para ascender una pared que de sí es peligrosa? ¿Adónde puede llevar una ascensión al Monte Kailas que tenga como justificación difundir la paz y la defensa del medio ambiente si se pasa por encima de creencias vitales para millones de personas?

Como quiera que sea, estamos hablando de algo esencial: el respeto, sea a la montaña, a los ríos, al aire, a la "ecología" o al hombre mismo. Así, en el Monte Kailas y en los próximos meses está centrado el umbral que no debe trasponerse con el afán de ser un "primerista": el respeto. Pero adelantamos que sin este requisito, no vale la pena ser primero, como tampoco si se hace por una motivación que no es propia.


Páginas: 1 2 3 4



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2024. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©