follow me
Montañismo y Exploración
Revistas en América Latina: Revista Kóoch, Argentina
29 febrero 2012

Las revistas de montañismo en América Latina reflejan lo que se hace en ese conjunto de países dentro del deporte. ¿Cuáles son? La Revista Kóoch es una de ellas. Con base en Argentina, es una de las que mantienen informado a sus lectores.







  • SumoMe

 

…que las experiencias que da la montaña bajen al papel, sin importar el nombre, la inclinación que tengan o si queden en el rincón más recóndito de la Tierra o a tres pasos de la carpa.

Juan Laguna

Kooch es el nombre de un dios tehuelche del pueblo originario de la zona de El Chaltén y tiene su historia de creación del hombre a partir del Cerro Fitz Roy. Sí, es un nombre poco común para una revista de montañismo, pero sin duda, es el adecuado. “Quisimos hacer un homenaje a la montaña y a los hombres de diferentes culturas que ponen su mirada y su energía vital en las montañas”, comenta Juan Laguna.

Kooch inició en el 2006 gracias a la inquietud de Juan Laguna, Lucas Podestá y Santiago Bluguermann,  apoyados por un grupo de amigos escaladores como una revista impresa. Tenía “un formato y diseño no tradicional, difícil de comercializar pero  amigable para el lector y el medio ambiente ya que requieren 40% menos de recursos para su producción.”

Pero en el 2009 también aparece como revista digital: “Son dos formatos complementarios cuando la propuesta es comunicar libremente, es decir liberar todas las barreras de acceso a la información y a la cultura.”

Los temas de los artículos son “escalada, montañismo, alpinismo, boulder, esquí de montaña, freeride… los deportes  de montaña y la cultura que se genera alrededor de éstos”, es decir: todo aquello relacionado con un público específico, al cual informan. En la creación de cada número participan alrededor de 20 personas, aunque toda la comunidad colabora en la edición “pero no todos al mismo tiempo”, comenta Juan.

“Lo que proponemos y ofrecemos desde KÓOCH es la universalización del acceso (libre y gratuito) a medios de comunicación porque asegura el derecho de los individuos a comunicarse libremente. Sostenemos que la cultura se constituye por pensamientos, creaciones y construcciones individuales y colectivas y para tal, la comunicación asume un rol social protagónico como herramienta trasmisora, de integración, de libertad, fundamental para el desarrollo del pensamiento y de la conciencia individual y colectiva. Así, la comunicación se entiende como una necesidad y derecho de todos los miembros de la sociedad.”

Es una revista donde pueden participar todos y lo único que hace falta es ceñirse a los temas que se tocan en la revista y enviar su colaboración a la revista. “Se conversa sobre los contenidos con los autores, pero siempre es el escalador el que pone su lineamiento y tiene libertad de expresarse.”

Kooch ha producido, una guía de escalada, pero su principal producción es la revista que se ha producido todos estos años.

“Casi todos los artículos publicados me satisfacen, pero creo que algunos pensamientos  de personajes del alpinismo y la escalada que han expresado en las entrevistas que hacemos me satisfacen mucho. Y todo esta cultura esta al alcance de cualquiera, si ingresas a nuestro sitio www.kooch.com.ar podes encontrar todas las publicaciones y podes ver las fotos en excelente calidad y leer todos los artículos de pe a pa.”

Pero, ¿qué tanto impacto tiene la revista?

“Actualmente llegamos con la edición impresa a 5000 ejemplares y a otras 4000 mediante la edición digital pero queremos crecer porque que hay más fanáticos de la montaña (actuales y potenciales) que estarán felices compartir la cultura de la montaña.”

Haz click en la primera imagen y llegarás al archivo digital de la Revista Kóoch.

Leyenda de Kóoch

En la Patagonia, los Tehuelches, mencionan que en los inicios del tiempo Kóoch, que vivía envuelto en las tinieblas, dotado de las emociones humanas, se sentía abrumado por una gran soledad, y por ello lloró desconsoladamente durante mucho tiempo. Sus copiosas lágrimas crearon el mar primordial, Arrok. Al observarlo, un suspiro suyo creó el viento (Xoshem).

Este viento apartó las aguas de la tierra y se crearon la tierra firme y las numerosas islas. Para lograr ver su creación, rasgó el manto de tinieblas del cielo y con ello creó a Xaleshen o Kéenyenken, el sol. Para disminuir la oscuridad de la noche creó a Kéenguenkon, la mujer-luna, que devino en un ser maligno y poderoso; Kéenyenken enamoró a la Luna y de esos amores nació Karro, la estrella vespertina, a quien su madre regaló el dominio de las mareas.

Cuando Kóoch separó las aguas de las tierras surgieron los dos océanos, uno hacia el naciente y otro hacia el poniente (el Atlántico y el Pacífico). En el Atlántico creó una isla habitada por gigantes, uno de los cuales era Nosjthej, quien sería el padre de El-lal, a quién los Tehuelches le atribuyen la creación de su pueblo.

Fuente: Wikipedia



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©