follow me
Montañismo y Exploración
K2: edición especial
12 agosto 2008

Los hechos del 1 de agosto en el K2 son aún demasiado complejos para ser analizados y tener una idea clara de lo que pasó ese día y los siguientes. Explorersweb publicó un especial del K2 haciendo un elegante resumen del accidente y de la movilización general. Esta es la traducción de ese artículo.







  • SumoMe

El jueves 31 de julio los montañistas en el K2 se prepararon para un intento temprano a la cumbre. Un eclipse total de sol era visible dentro de un estrecho corredor en la mitad de la Tierra; un eclipse parcial tendría lugar en una franja más amplia que incluía Asia y a la Montaña de las Montañas.

Dos meses antes, el equipo holandés-internacional Norit había sido el primero en llegar a la montaña; en un principio se quejaban de los arribos tardíos y la carencia de ayuda para fijar las cuerdas. Pero el día 31 estaban guiando el intento a la cumbre (en su tercera temporada) por la vía Cesen. Un equipo coreano se aproximaba a la cumbre por el espolón de los Abruzos, arrastrado por el heterogéneo equipo de montañistas internacionales.

El K2

El plan de ataque era para los equipos que estuvieran en el Campo 4 donde ambas rutas convergen, y en conjunto ayudar a fijar lo que faltaba de la parte superior de la montaña.

Los últimos grupos de cumbre

Combinado con esporádicos vientos crecientes, el eclipse solar atemorizó a algunos escaladores. Los reportes de que el eclipse afectaría el tiempo fueron negados por el webmaster de Norit, Maarten van Eck, quien, después de checar por dos veces el pronóstico con el equipo de meteorología de la expedición, aseguró que permanecería sin cambios.

Un pequeño número de montañistas aún decidieron no unirse al intento de cumbre, algunos debidos a temores en el tiempo, otros por el cansancio. Los montañistas de Norit continuaron por encima del C4 hasta el Hombro, con montañistas paquistaníes y nepalíes, equipos de coreanos, italianos, vojvodineanos y noruegos, el francés Hughes d’Aubarede y el español Alberto Zérain; un poco por delante de los otros.

Preparativos de seguridad en comunicaciones y desinformación del tiempo

Algunos escaladores optaron por dejar sus teléfonos satelitales atrás durante la escalada; sin embargo, Norit cargó todas las baterías y activó una red de comunicación 24 horas en la montaña, con reportes prediseñados transmitidos desde la montaña a los miembros en el CB y en Holanda.

El webmaster Hughes pidió a la gente no saturar el teléfono satelital de los montañistas con SMS porque podrían necesitar esta herramienta para su seguridad y las llamadas no urgentes agotarían sus baterías.

Los italianos Marco Confortola y Roberto Manni checaron en el C4, y notaron que había nuevos informes meteorológicos sobre la montaña. Algunos equipos reportaron condiciones hermosas mientras otros reportaron vientos fuertes.

El K2 con los puntos claves de la ruta de los Abruzos

La primera víctima en el Cuello de Botella

Hacia la medianoche y las primeras horas del 1 de agosto, todos los sistemas reportaban cielo claro. A las 6 am tiempo local, Norit escribió que Pemba Gyalje Sherpa estaba ya muy arriba en el Cuello de Botella donde Wilco van Rooijen, Gerard McDonnnel y Cas van de Gevel habían llegado apenas. Quejándose de pies fríos, los montañistas estaban de hecho adelantados a su programa por dos horas, señaló el webmaster de la expedición Maarten van Eck.

El miembro Jelle regresó al C4 pero 3 horas después; Wilco, Cas, Gerard y Pemba se reportaron sobre el amenazante serac del Cuello de botella y en la expuesta travesía de hielo que lleva a la pendiente de cumbre, el crux final de la escalada y un clásico en la literatura del montañismo. Añádase poca nieve, tramos de roca helada y una exposición terrorífica: este ha sido siempre el lugar de las grandes tragedias y triunfos en la historia del K2.

La mayoría de las caídas mortales se han producido en el Cuello de Botella y también aquí fue donde el K2 reclamó su primera víctima esta temporada. La noticia vino de la expedición vojvodineanda: el serbio Dren Mandic había caído. En los intentos por auxiliar en el accidente, que tristemente confirmó que había muerto, estuvieron involucrados los montañistas de Norit. En un informe posterior, Wilco dijo que se habían dilatado al fijar la cuerda. El accidente fue seguido pronto por otro.

Páginas: 1 2 3



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2017. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©