follow me
Montañismo y Exploración
Atrapados en el K2

El 1 de agosto, un grupo de montañistas subieron a la cima del K2, pero a la bajada encontraron que la caída de un serac se había llevado todas las cuerdas fijas y dejado el terreno muy inestable. Han pasado ya dos días y siguen a más de 8,300 metros. De entre todos los males, la información tendenciosa y sin fundamentos que circula ha hecho que no se hable de rescates.







  • SumoMe

El 1 de agosto, un grupo de varios montañistas de diferentes nacionalidades, subieron a la cima del K2 (8,611 metros) desde el campo 4, ubicado a ocho mil metros. Ese día hicieron cima 17 personas. A su regreso de la cima el paso había sido cerrado por la caída de un serac y quedaron atrapados por encima del Cuello de Botella o de la travesía, a 8,300 metros. Con la caída, las cuerdas fijas habían desaparecido y el terreno era inestable, lo que dificultaba el descenso.

La ruta normal por el Espolón de los Abruzos, en su parte superior.

Aproximadamente doce montañistas (de Noruega, Holanda, Francia, Italia, Serbia, Korea, Paquistány Nepal) quedaron atrapados y hasta el momento sólo unos pocos llegado a algún campamento. Como en todos los accidentes, la información tiende a ser múltiple y con diferentes tonalidades, la mayoría de color negro.

En algunas páginas web e inclusive la CNN, se mencionaron hasta once muertos. Sin embargo, hasta ahora sólo hay confirmado uno: el serbio Dren Mandic, quien aparentemente cayera desde el Cuello de Botella antes de la caída del serac.

Algunos de los declarados muertos han aparecido en algunos campamentos y otros han sido localizados a través de las coordenadas GPS de su teléfono satelital. Otros han sido vistos bajando de la montaña, aunque no se sabe su identidad.

Escalador en el Cuello de Botella

Hasta ahora han aparecido el italiano Marco Confortola, quien llegó al campamento 4 y se ha reportado que está descendiendo; Wilco Van Rooijen, Cas van de Gevel y el sherpa Pemba Gyalje y allegaron al campamento base. La expedición holandesa Norit está emitiendo noticias continuamente y hasta ahora son las más confiables porque no suponen, sino mencionan hechos.

Quienes faltan de ser localizados son el irlandés Gerard, el francés Hugues, el noruego Rolf Bae, varios coreanos de quienes no se ha dado el nombre y algunos porteadores de altura paquistaníes y sherpas.

Montañista en la parte superior del K2

Aunque la situación es seria, la solución primera la deben dar los montañistas atrapados en la altura, quienes deben alcanzar el C4 y luego bajar lo más aprisa que puedan. La falta de oxígeno suplementario, de agua, comida y un refugio, les minará toda la fuerza que tengan si no bajan y están más expuestos a congelaciones y edemas pulmonares o cerebrales. Mientras más abajo estén, más fácilmente pueden recibir ayuda.

Abajo, las declaraciones alarmistas de once muertos llevan a la conclusión de no moverse, a no hablar de planes de rescate o de ayuda. Por desgracia, este hecho no es aislado: en cualquier accidente donde una persona se dirija a los medios y trate de controlar la información sin haber estado en el lugar de los hechos o al menos respaldarse en información verídica de primera mano, suele tenderse a la suposición. Esto, en la montaña, es grave. El caso del K2 en 1986 y el del Everest en 1996 son claras muestras de ello.

Descripción de la ruta normal del K2, por el Espolón de los Abruzos

Es preciso señalar que la situación es muy delicada en el K2 y que la información no es precisa, lo que ha llevado a muchos malos entendidos y a despachos de noticias alarmantes que sólo tienden a preocupar a los familiares y amigos de quienes están en la montaña.

Es seguro que la información cambiará conforme se conozcan más detalles, pero en todo caso habría que ser muy cauto con lo que se dice. Hay numerosas personas leyendo y revisando los boletines enviados para llegar a una historia clara de lo que pasa.

En 1986, un grupo se quedó atrapado en el campo 4 del K2 por el mal tiempo. Varios de ellos murieron y se trató de la peor tragedia sucedida en la segunda montaña más alta del mundo. Diez años después, la muerte de varios montañistas se repitió, esta vez en el Everest. Aunque con características y causas distintas, ambas tuvieron algo en común: la falta de información o la desinformación que sucedió.

El K2, la segunda montaña más alta del mundo



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©