follow me
Montañismo y Exploración
K2: edición especial
12 agosto 2008

Los hechos del 1 de agosto en el K2 son aún demasiado complejos para ser analizados y tener una idea clara de lo que pasó ese día y los siguientes. Explorersweb publicó un especial del K2 haciendo un elegante resumen del accidente y de la movilización general. Esta es la traducción de ese artículo.







  • SumoMe

La segunda víctima

Entre los que decidieron no ir por la cumbre, reportado como miedo al cambio del tiempo, estaba el sueco Fredrik Strang, que después dijo en su página que después de escuchar sobre la caída del serbio, decidió subir y tratar de bajar sus restos. En el K2, los cuerpos nunca han sido bajados en tales situaciones para no poner en peligro más vidas.

Se encontró con gente exhausta e hipotérmica en la ruta y Fredrik reportó haber “tomado el control” pero cuando un guía paquistaní en el grupo cayó directamente en la espalda del montañista sueco y después cayó al vacío, “le grité que hiciera lo que le había dicho, pero no escuchó”, Fredrik decidió abortar el transporte de altitud.

Tiempo de cumbre

Las horas pasaron y quedó claro que los montañistas en el intento de cumbre encontraron otros problemas sobre la ruta. Como no se sentía bien, el noruego Rolf Bae decidió no continuar.

El español Alberto Zeráin reportó haber encumbrado alrededor de las 3 pm. Le siguieron, pero hasta las 5 pm, Cecilie Skog y Lars Naesse junto con un número aún no identificado de montañistas.

A las 5:30 pm, cinco coreanos y dos sherpas nepalíes encumbraron. Entre ellos estaba la montañista coreana Go Mi-Sun, en su sexto intento a un ochomil. A las 7 pm. Gerard McDonnell llamó a su casa desde la cumbre. Poco después, a las 7:30 pm, el francés Hughes d’Aubarede, junto con el montañista paquistaní Karim Meherban. Los últimos en hacer cumbre, a las 8 pm. Fueron Wilco van Rooijen, Cas van de Gevel y Pemba Gyalje Sherpa.

Hasta ahora se han confirmado 18 cumbres.

El Espolón de los Abruzos en el K2

Contra las improbabilidades

Estadísticamente, los triunfos en el K2 son pocos. Sólo desde el principio del Nuevo milenio, el pico ha permanecido sin hollar en 2002, 2003 y 2005. En el 2006 sólo cuatro personas encumbraron y sólo dos de ellas sin oxígeno: los italianos Nives Meroi y Romano Bennet, por la arista de los Abruzos.. El 2007 resultó ser fructífero, con 29 cumbres, gracias a la unión de los esfuerzos logísticos de los equipos internacionales.

Nives Meroi dijo a ExWeb sobre el K2: “Bueno, es una montaña difícil, por cualquier ruta que escales. Incluye secciones difíciles, es muy alta y la montaña es peligrosa en sí misma: las avalanchas y caídas de roca son un riesgo constante, el peligro siempre está por delante”. (nota del editor: cuatro montañistas murieron en una avalancha poco después que Nives y Romano encumbraran).

“Debes estar completamente segura de tus habilidades”, dijo Nives, “necesitas conocer exactamente qué estás haciendo y adónde vas. Concentrarse en cada paso no es suficiente: necesitas mirar la ruta por encima. Y, por supuesto, debes conocer cuándo darte la vuelta.”

Con la llegada tardía a la cumbre (el tiempo normal para abortar el intento es entre 3 y 5 pm, aunque ha habido ascensos exitosos a la medianoche), la preocupación creció entre los escaladores. Aún cuando los últimos ascensionistas hubieran podido regresar, otros factores causaron la tragedia, entre las más importantes en la historia del K2.

Llega la tragedia

El sábado 2 de agosto temprano, alrededor de las 4 am tiempo local, el webmaster de la expedición holandesa Maarten van Eck reportó que un gran pedazo de hielo había caído debajo de la cima (nota del editor: posiblemente del gran serac), llevándose gran parte de las cuerdas fijas con él. Alrededor de 12 personas fueron reportadas como atoradas sobre el Cuello de Botella.

En su segunda noche sin dormir, el equipo de cas holandés se enfrentó con la situación. El jefe del campamento base Roeland estaba en la tienda de la expedición coreana organizando rescate conjunto; en Holanda, Marteen actualizó el sitio de la expedición con una relación de la localización de los montañistas en la montaña.

El español Alberto Zeráin se reportó ya abajo cuando Cecilie Skog y Lars Naesse descendían. Aproximadamente al tiempo en que Cecilie Skog y Lars Naesse alcanzaron el campo 4, Rolf Bae estaba perdido. En un informe posterior, Cecilie manifestó que él había desaparecido en una avalancha.

Cas, Pemba, Gerard, Wilco y Marco aún estaban bajando; Las luces de sus linternas se veían desde el CB al inicio del descenso. El paradero del francés Hugues d’Aubarede y el paquistaní Karim Meherban era incierto. También algunos coreanos, nepaleses y paquistaníes estaban sin localizar.

En un reporte posterior a Montagna.org, Marco dijo que él llegó a desorientarse en el descenso y pasó su primera noche a cielo abierto junto con Gerard, ambos temiendo que bajar por las fuertes pendientes en la oscuridad era demasiado riesgoso. Eventualmente se unieron con Wilco. Poco después, un serac cayó y golpeó a Gerard. “Vi las botas de mi amigo Gerard caer entre los bloques de nieve y hielo”, dijo Marco.

De acuerdo a Norit, Wilco y Marco hicieron un vivac justo por encima del serac a 8,300 metros, sobre el Cuello de Botella. Lo dejaron alrededor de las 11 am tiempo local, después de lo que su posición se convirtió en desconocida. Los reportes indican que los dos escaladores perdieron contacto entre ellos en este punto. Wilco también mencionó después que los montañistas tenían pánico.

Cas y Pemba habían decidido desescalar hasta el C4 con cuerdas fijas. Al día siguiente, Pemba escaló de nuevo, localizó a Marco y salvó su vida, de acuerdo con el montañista italiano.

Mientras tanto, el CB del K2 reportaba haber visto 5-6 personas descendiendo el Cuello de Botella. Debido a las características de la ruta, el contacto por radio con otros montañistas en lo alto fue difícil a veces. El sábado ya tarde, se reportó que el grupo de montañistas se detuvo; se dijo que uno de ellos había tenido una caída.

Intentos de rescate

El tiempo atmosférico parecía mantenerse, pero el cronométrico era de vital importancia. “Esta es una situación seria y todos los recueros disponibles en la montaña deben ser enfocados hacia ella”, escribió ExWeb en un llamado a los grupos internacionales que no se habían unido al intento de cumbre. “Las buenas nuevas son que las caídas mortales previas en el K2 eran más el resultado de avalanchas, tormentas súbitas y desorientación antes que un deterioro real”, escribó ExWeb.

El webmaster de la expedición Norit, Maarten van Eck, pedía a la gente a no saturar los teléfonos satelitales, emails u otras comunicaciones con mensajes generales. El equipo de tierra trabajó arduamente en asistir a los escaladores ya enlazados que descendían.

Rolf Bae (izquierda) y Gerard McDonnel, en el campamento base del K2

Sábado: 10 perdidos

Casi por milagro, llegó una llamada por teléfono satelital de Wilco. El montañista dijo que estaba en una pared “encarada al sur”. Casi a medianoche. ExWeb despertó a gente clave en los Estados Unidos y comenzó una cadena de peticiones de emergencia a Thuraya para obtener la posición de Wilco. Cuando llegó, ExWeb lo ubicó en un mapa del K2, mientras Marteen preguntaba a los topógrafos en Holanda.

Mientras tanto, las embajadas y los familiares enviaban correos electrónicos y telefoneaban a ExWeb y entre sí para obtener más información. El sábado por la tarde en tiempo local, estaba claro que 10 personas estaban perdidas.

Domingo: “confirmados como muertos”

Esperando nuevas sobre los intentos de rescate, la mañana del domingo, tiempo local, los medios locales encendieron una hoguera reportando que los escaladores perdidos habían sido confirmados como muertos. La fuente: el sueco Fredrik Strang que reportó por teléfono satelital desde el CB directo a su página web; su jefe de expedición, Mike Farris, envió lo mismo a EverestNews, quien publicó la historia con el encabezado “Lista de muertos en el K2”.

Los medios internacionales se llenaron de historias de guerra de Strang llevando a hombros a escaladores, vivos y muertos. Además, el aventurero acusó a las víctimas de ser inexpertos. Pronto, ExplorersWeb tenía gente al teléfono preguntando por la autenticidad de estas “últimas noticias”.

Sobrevivientes

Pero las únicas “nuevas” noticias eran que Marco Confortola había sido localizado en el Campo 4. Un escalador en un traje naranja había sido visto moviéndose lentamente entre el C4 y el C3 en la ruta Cesen, en la localización que el teléfono satelital había indicado por coordenadas GPS. Cas y Pemba se apresuraron para bajar y tratar de alcanzarlo mientras un staff de altitud cuidaba de Marco en el C4.

Wilco fue encontrado vivo debajo del C4, increíblemente sobreviviendo a 3 noches de exposición en las pendientes altas del K2 y bajando por sus propios medios. Cas y Pemba lo bajaron al C3 donde un grupo de apoyo que incluía a sus compañeros Roeland (jefe del CB) y Jelle ayudaron posteriormente a los escaladores a descender, según Norit.

“Estamos en un rescate de un holandés que había estado perdido largo tiempo; se siente realmente bien”, publicó Strang en su página.

Páginas: 1 2 3



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©