follow me
Montañismo y Exploración
Coquetear con la fama
21 febrero 2007

Marko Prezelj, uno de los dos que recibieran el Piolet de Oro hace unas semanas por su primer ascenso al Chomo Lari por el Pilar noroeste, dejó de lado su mal inglés y finalmente transmitió lo que quería decir al estar presente en una ceremonia de ese tipo. Un golpe más para el Piolet de Oro, que cada vez es más fuertemente criticado.







  • SumoMe

…los alpinistas son las balas y los medios de comunicación la pistola. ¿Dónde está el blanco?


Marko Prezelj




El esloveno Marko Prezelj no habla bien inglés, así que no pudo hacer su declaración tal como quería en el momento adecuado: la entrega del Piolet de Oro en Grenoble, Francia. Sólo alcanzó a decir que “la elección de un ganador es algo subjetivo, como en los concursos musicales o de belleza, y la influencia comercial que tiene el acontecimiento es algo evidente e innegable”.


Marko fue uno de los dos premiados por Montagne Magazine con lo que durante mucho tiempo fue considerado el premio máximo en las actividades de montañismo: el Piolet d’Or. Sin embargo, el mundo de los montañistas de élite ha tenido diferentes disputas acerca del premio en los últimos años, desde la crítica de Steve House por la entrega del premio en el 2005 a una expedición estilo pesado hasta la carta elegante y directa de Rolando Garibotti donde rechaza la postulación de su primer ascenso a la ruta que Cesare Maestri reclama como suya en el Cerro Torre desde 1959.


Marko Prezelj y Boris Lorencic en le ceremonia del Piolet de Oro del 2007



Ahora, Marko Prezelj, quien hace poco recibiera el Piolet de Oro por su primer ascenso al Pilar noroeste del Chomo Lari, publica una carta en la que, con toda calma y sin el problema del lenguaje hablado, expresa sus desacuerdos sobre el premio. “Hubo mucha gente que me criticó por participar en la ceremonia de entrega del Piolet D'Or este año. Ninguno de ellos estuvo en Grenoble. Unirme a este circo me dio la oportunidad de expresar mi opinión sobre el galardón en público”.


Sus puntos de vista, publicados en desnivel.com, expresan el sentir clásico de los montañistas: el premio no debe venir de terceros, mucho menos viniendo de medios de comunicación porque, acepta, eso es promover algo que no tiene nada que ver con las actividades en la montaña, sino con la fama. “La fama es una trampa barata que ponen los medios de comunicación en la que en seguida caen los más indiferentes y se les saca partido, y ya es tarde cuando se dan cuenta de que la confianza y el honor no viven bajo el mismo techo que la notoriedad”.


También se inclina por la postura de Garibotti de no promover la competencia entre los montañistas sino de promover los actos de convivencia.


La carta de Marko Prezelj viene a ser un golpe más al Piolet de Oro, que cada vez es más criticado y menos reconocido desde la separación del premio por uno de sus cofundadores: el Grupo de Alta Montaña francés, que era el respaldo técnico y de calidad. “la confianza y el respeto recíprocos indispensables para toda acción común no son hoy las mismas con su socio Montagne Magazine.”


En la montaña, cada ascensión tiene aspectos ocultos y “No es posible comparar diferentes ascensiones sin que exista algún tipo de implicación personal e, incluso así, es difícil”.


Es quizá, hora de reflexionar si el montañismo puede ser realmente premiado como se hace en la escalada de competencia, donde la ruta y la dificultad es la misma.



Páginas: 1 2



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©