follow me
Montañismo y Exploración
Muere un gran explorador del siglo XX: Thor Heyerdahl
18 diciembre 2002

  También creo que cuando uno muere, uno puede despertar a la realidad que probaque el tiempo no existe. Thor Heyerdahl El día de ayer, 17 de abril, falleció Thor Heyerdahl, explorador, escritor, arqueólogo experimental y biólogo marino, a la …







  • SumoMe
 

También creo que cuando uno muere, uno puede despertar a la realidad que probaque el tiempo no existe.

Thor Heyerdahl

El día de ayer, 17 de abril, falleció Thor Heyerdahl, explorador, escritor, arqueólogo experimental y biólogo marino, a la edad de 87 años. Heyerdahl se dio a conocer al mundo por su viaje a bordo de la Kon-Tiki, que haría historia en la exploración moderna y que influiría notablemente a otros exploradores y que motivaría al mismo Heyerdahl a hacer viajes similares, haciendo de él una leyenda en su país y en el mundo.

Nació el 6 de octubre de 1915 en Latvik, Noruega, y estudió biología marina. Antes de la Segunda Guerra Mundial visitó la isla Fatu Hiva, donde comenzó a tener la idea de que los ancestros de los nativos no venían desde Asia, como se creía en el mundo académico, sino de América del Sur. A lo largo de los años desarrolló una hipótesis y una vez terminada la guerra se presentó en Estados Unidos para publicarla. Uno de los editores le dijo que su idea era buena, pero que carecía de fundamento porque los antiguos americanos no tenían embarcaciones.

“—Tenían balsas —le objeté con cierta vacilación—. ¿Sabe?, balsas de maderos acoplados.”

El editor lo retó a hacer en una balsa ese mismo trayecto de casi ochomil kilómetros en alta mar. Incluso la National Geographic lo rechazó. Heyerdahl se dio cuenta que para que se dieran cuenta de la validez de sus razonamientos tenía que hacer ese viaje. A un hombre obstinado como Heyerdahl le bastó eso y pocos meses después había conseguido patrocinio y tripulación y también elegido los árboles para su balsa y la había construido.

Se hicieron a la mar y 101 días después llegaban a una isla en la Polinesia, tras casi haber naufragado en el arrecife de coral. Aunque este viaje no demostraba —como comentó el propio Heyerdahl— la migración de América del Sur hacia la Polinesia, sí demostraba que las culturas antiguas podían usar el mar y transportarse por él.

Ese fue su argumento a lo largo de los años y en base a él realizó otras expediciones: la Ra y Ra II, balsas hechas de papiro egipcio para cruzar el Atlántico (el Ra I se hundió por defectos en la construcción), y también la Tigris, otra embarcación que pretendía demostrar la posibilidad del comercio marítimo entre Mesopotamia y el Valle del Hindus, lo que es actualmente Paquistán. Este último barco fue quemado deliberadamente por su tripulación como protesta contra la guerra que se estaba desarrollando en el Mar Rojo.

Sin embargo, estas expediciones y muchos otros proyectos no tuvieron el mismo impacto que el viaje de la Kon-Tiki de 1947. El libro que escribió Thor Heyerdahl se ha traducido a 70 idiomas y se han vendido millones de copias y es ahora un clásico de la exploración. La película que hicieron a bordo, fue preparada como documental y ganó en 1951 un Oscar.

De ese mismo viaje surgió el museo de Kon-Tiki, donde se reúnen actualmente réplicas de la Kon-Tiki, del Ra y del Tigris, además de muchos documentos. Por su trabajo e ideas, Thor Heyerdahl tuvo muchos puestos internacionales. Publicó 18 libros y trabajó en varios filmes documentales, tanto de actor (como en la Kon-Tiki) como de director.


Más información

Wikipedia (inglés)

Wikipedia (español)

NNDB

Museo Kon-Tiki

Noruega en Chile


Relacionado

La expedición de la Kon-Tiki



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©