follow me
Montañismo y Exploración
El Polo Norte

Partieron el 22 de diciembre del Cabo Arktichesky y después de 173 días, al fin llegaron a su meta: el Polo Norte de noche. Así, Matvey Shparo y Boris Smolin completaron la primera travesía el Polo en invierno.







  • SumoMe

Matvey Shparo (32 años) y Boris Smolin (46), ambos rusos, decidieron viajar hacia el Polo Norte partiendo del Cabo Arktichesky el 22 de diciembre (día en que inicia oficialmente el invierno). Nadie había viajado completamente en invierno hasta el Polo y ellos decidieron ser los primeros. “Comenzamos esta expedición para demostrar que los rusos aún tenemos capacidad para grandes hechos”.

Las muy bajas temperaturas que hallaron les hacía cansarse más pronto y debían comer más, por lo que su cálculo de comida resultó corto y tuvieron que pedir reabastecimiento aéreo. Renunciaban así a una expedición sin soporte externo. “Es imposible estar preparado ante una expedición de esta magnitud”.

Una de las dos estufas dejó de funcionar y les redijo el margen de seguridad. Y pocos días después, Matvey se hundió en las aguas del Océano Ártico:

El 20 de febrero decidí ignorar nuestra regla de evitar el hielo y me hundí en el Océano Ártico hasta el cuello. No tenía puesto mi traje seco. Con dos brazadas intenté alcanzar el pedazo de hielo más cercano, pero algo no me dejaba avanzar. Un reproductor de CD en mi pecho dio un chirrido (evidentemente el agua lo había alcanzado) y esta señal forzó a mi cerebro a trabajar más eficientemente.

Me las arreglé para quitarme los esquís y los lancé sobre el hielo con los bastones. Luego desabroché el arnés de los trineos y esto me ayudó mucho. Entonces podía alcanzar el hielo sólido y tratar de nadar hacia fuera en su superficie.

Mi peso en la ropa mojada era de aproximadamente 150 kilos cuando el hielo se rompió. El segundo intento también falló y solo después del tercer intento comencé a estar sobre algo sólido. Cuando miré alrededor, vi a Boris que caminaba alrededor de este lugar tan peligroso en el límite de las aristas de presión más cercanas.

El incidente, que pudo haber sido grave de no haber actuado con rapidez, le dejó con una armadura de hielo que combatió con lo más efectivo: moverse inmediatamente, primero corriendo y luego se puso sus esquís y jaló sus trineos.

El agua aún estaba helada en la capa externa de mi chamarra, pero mi movimiento ayudó a retener algo de blandura en mi traje. Boris se acercó a mí y decidimos caminar un poco más hacia delante, lejos de esta laguna peligrosa y poner una tienda. Así fue como me bañé por primera vez en el Océano Ártico en la noche.

Para el 6 de marzo, el día número 76 de su expedición, Boris y Matvey, habían cruzado el paralelo 90º Norte. Por lo avanzado de la estación, podían ver ya un poco de luz de día e incluso viajaron durante cuatro horas sin linternas en esa penumbra del amanecer boreal. Entonces estaban a casi cien kilómetros de su meta y las condiciones del hielo eran muy buenas y viajaron sobre hielo sólido a pesar de que tu termómetro marcaba los 42 grados bajo cero.

Finalmente, el 14 de marzo, Boris y Matvey alcanzaron su objetivo y con ello se convirtieron en los primeros hombres en alcanzar el Polo Norte en pleno invierno. Llegaron a las 19:40, hora de Moscú. Si con sólo intentarlo ya habían ganado reconocimiento de los mejores exploradores polares, con haber llegado se ganan el respeto de todos.



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©