follow me
Montañismo y Exploración
El Polo Norte: entrevista a Fátima del Ángel

El 8 de abril, Fátima del Ángel llegó al Polo Norte y se convertía en la primera mujer latinoamericana en alcanzarlo. Su viaje consistió en recorrer las últimas sesenta millas náuticas para alcanzar el Polo, de los 89 a los 90 de latitud norte.







  • SumoMe

El 8 de abril, Fátima del Ángel llegó al Polo Norte y se convertía en la primera mujer latinoamericana en alcanzarlo. Su viaje consistió en recorrer las últimas sesenta millas náuticas para alcanzar el Polo, de los 89 a los 90 de latitud norte. Esta es una entrevista hecha por Montañismo y Exploración a Fátima.

Fátima del Ángel en el Polo Norte.
Fotos: archivo de Fátima del Ángel.
Haz click en las imágenes para agrandarlas.

MyE: ¿Qué se siente ser la primera mujer latinoamericana en llegar al Polo Norte?

Fátima: Es un gran compromiso y responsabilidad pues este tipo de proyectos te da la oportunidad de alentar a los jóvenes, pero también eres testigo fiel de los estragos que le estamos ocasionando a nuestro planeta por el calentamiento global, así que te conviertes en un vocero para hablar en favor de nuestra Tierra y contribuir a salvarla y a seguir con la vida que en ella reina dándoles una oportunidad a las generaciones que vienen detrás de nosotros.

MyE:  ¿Qué sentiste cuando al fin llegaste?

Fátima: Es algo indescriptible, necesitas estar ahí para poder experimentarlo. Cuando estás sobre el eje de rotación terrestre piensas que estás justo en el lugar en donde Dios puso su dedo y le dio vueltas al mundo para que comenzara la vida en nuestro planeta.

MyE: ¿Te costó trabajo llegar?

Fátima: Por supuesto que me costó trabajo llegar y no sólo por lo accidentado y peligroso del terreno o por los peligros que implica estar en el ártico, sino también por el armado de toda la logística que implicó la expedición, es decir desde que decidí ir al Polo, los entrenamientos, desvelos, alimentación, costos, en fin.

Poco antes de llegar al Polo recordé parte de mi infancia, adolescencia, juventud y todo el esfuerzo y sacrificio que implicó esta expedición y me sentí muy alegre: era un triunfo total y una prueba clara de haber superado todos los obstáculos que en su momento se presentaron.

MyE: ¿Tuviste algún contratiempo que te hiciera pensar en regresar?

Fátima: El Polo Norte es un lugar sumamente peligroso por las grietas, el frío, la fauna que te puedas encontrar y los canales de mar libre. El ártico es sumamente peligroso porque las placas de hielo están en constante movimiento y al chocar entre ellas generan crestas de compresión. Son como pequeñas montañas de hielo y es difícil esquiar. Cuando se fracturan se producen grietas que dejan pasar el agua de mar. Si tienes una caída ahí puedes morir en segundos. Ves todo esto te hace pensar: “¿En qué estaba pensando cuando decidí venir al Polo Norte?”. Pero cuando piensas que si logras vencer todo eso serás capaz de realizar cualquier cosa, cualquiera, el ánimo se levanta y continúas adelante.

"A veces el hielo se abre y deja pasar el agua de mar. Si tienes una caída ahí puedes morir en segundos".

MyE: ¿Cómo y con quién llegaste al lugar y que medio utilizaste para transportarte?

Fátima: Primero fueron aviones comerciales para llegar a los países destino en donde se tenían que hacer escalas (España, Dinamarca y Noruega), luego un avión ruso de carga Antonov-74 para llevarnos a los miembros de la expedición y al equipo hasta donde iniciaríamos y finalmente un helicóptero MI-8, que estaría listo en caso de que necesitáramos evacuar urgentemente y para regresarnos cuando hubiéramos arribado al PNG.

A partir de nuestro punto de inicio, todo fue esquiar, una travesía de 10 días con ocho horas de esquí diarias para cubrir una distancia aproximada de 100 kilómetros. Mis compañeros fueron un checo, un italiano y un español.

En el borde de uno de los canales de mar abierto, un peligro en el Polo Norte

MyE: Después de un viaje todo se convierte en anécdotas, ¿cuáles recuerdas más?

Fátima: Todo es una anécdota desde que comienzas a realizar el viaje, pero entre las más sobresalientes te puedo comentar lo siguiente:

Ir al baño era muy difícil ya que la tienda la compartía con mi guía y aunque llevé un artículo que compré en Svalbard y que simula el aparato reproductor masculino por donde escurren los orines y se depositan en una botella, para mí era incómodo utilizarlo, así que salía de la tienda casi cuando ya estaba a punto de hacer explotar para que fuera lo más rápido y no sufrir congelaciones.

Dormir es complicado. Tienes la luz del sol las 24 horas del día y tu cerebro no da señales de sueño porque estás acostumbrado a ver oscuridad para dormir. Por otra parte hay que cenar bien e hidratarse para meterte inmediatamente en tu saco de dormir de 40 grados bajo cero y cerrarlo para que escape el calor del cuerpo. Sólo así se puede dormir sin frío. La ropa es de suma importancia para mantenerte seco mientras duermes porque expulsa la humedad del saco y evita que se humedezca te congeles.

Los canales abiertos por el choque de los hielos pueden ser muy largos.

El mundo de hielo… es inmenso. Verlo y sentirlo. Te puedes dar cuenta de la inmensidad, la grandeza y la importancia que significa para nuestro mundo mantenerlo como está para seguir regulando la vida. Estás en el silencio y a veces se escucha el choque de las placas de hielo y cómo crujen: impresionante. Lo estás mirando y te parece sumamente increíble que en este tipo de climas extremos la vida continúe.

MyE: Sin duda que a partir de ese día tu vida ha cambiado, ¿o eres la misma?

Fátima: La experiencia te cambia indudablemente porque te hace mejorar como persona. Generas valores y crecimiento. Te das cuenta que hay una vida más que se ha alentado libremente: eso es haber triunfado. He cambiado en el sentido de que me siento con el compromiso de orientar a los jóvenes y hablar a favor de nuestro planeta Tierra, pero seguiré siendo la misma de siempre, simplemente un ser humano.

El choque de las placas de hielo hace que el terreno no sea en absoluto plano.

Páginas: 1 2



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2024. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©