follow me
Montañismo y Exploración
Montañas de papel
15 agosto 2005


“Y allí se encuentran no los rincones perdidos del universo ni las traseras de los territorios humanos, sino paisajes de extraordinaria belleza donde la calidad más exigente de la experiencia vital puede encontrar uno de sus ámbitos estrictos.”

Eduardo Martínez de Pisón







  • SumoMe

Antxon Iturriza. Montañas de papel. Ediciones Desnivel, 2004. 216 páginas. ISBN: 84-96192-62-8

Locuras de juventud. Ya se sabe. Pero, si la juventud no hace locuras ¿quién las va a hacer? La locura transitoria puede ser tan bella como aborrecible la sensatez perpetua.


Montañas de papelUno toma el libro y comienza a leer. Al principio hay cierto malestar por ser información que hay en muchas partes: Lionel Terray, Alberto Iñurrategui, Araceli Segarra… ¿Para qué leer todo eso que ya se ha leído antes? Ése es el malestar. Pero pronto cambia de tono. A pesar de hablar de temas conocidos, la forma en que son narrados lo hacen diferente. Son retratos escritos a fuerza de verlos, de estar en la montaña.

Entonces desfilan personajes de los que no se tenía idea, de hechos que pasaron ignorados por la mayoría de nosotros, del montañismo desde la propia perspectiva. Como fotos de montaña que se pueden pasar una y otra en el orden que se quiera para poder tener una idea de lo que el fotógrafo vio.

Montañas de papel retrata el montañismo, pero no sólo de eso, sino también los deportes al aire libre: una competencia en esquí por Suecia, una travesía en bicicleta de montaña en Alaska, donde se pedalean muchas horas, a veces sobre el hielo, una travesía en Groenlandia.

Y también hay letras de enojo contra alguien a un “ladrón de buitres” a quien espeta:

“Para aplicarle un calificativo, voy a recurrir, no a la ley penal, que tiene perfectamente tipificados como delitos hechos como el que ha protagonizado, sino la a luz proyectada por la ley natural, que manifieste el principio básico del respeto a la vida en todas sus manifestaciones… Quizás resulte más exacto considerarle un ladrón: un gran ladrón que me ha robado a mí y a toda la comunidad cuatro buitres que eran tan suyos como míos. Un ladrón que ha privado a la naturaleza de cuatro importantes eslabones de su cadena de funcionamiento y de regeneración.” (p. 168-169)

Escritos tan “poco importantes” como éste son los que llenan precisamente la vida de un montañista. Una vida que se hace paso a paso pero también foto a foto, como nos lo ha hecho entender Antxon Iturriza.

Con lo único que no estoy de acuerdo es que “Leer este libro es como ir de expedición.” (Eduardo Martínez de Pisón, cit. en p. 10). No. Leer este libro no es como “ir de expedición”. La expedición, al contrario de lo que puedan decir muchos, sólo se vive por quien la hace. Antxón no nos lleva de expedición, sino que nos muestra la montaña que ha vivido.

Y eso, es magnífico.


Lee un capítulo del libro (PDF)



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2024. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©