follow me
Montañismo y Exploración
La montaña

La montaña es un ibro escrito a fines del siglo XIX por un geógrafo apasionado por la montaña, es un poco una descripción pero también un escape al estilo de Henry David Thorueau, pero basicamente enfocado a la descripción.







  • SumoMe
 

Tarde ó temprano las edades heroicas de la exploración de las montañas acabarán como las de la exploración de la llanura, y el recuerdo de los trepadores famosos se convertirá en leyenda.

La montaña es un título muy sugerente, que suena a biografía pero también a enciclopedia. O más. O menos.

En este libro el autor habla de la montaña desde un punto de vista básico para él: la geografía. Así, habla de los glaciares, la vegetación, el viento y todo aquello que ahora sabemos que conforma una montaña. Y entre todo esto, también habla del hombre, sea el que habita ahí o el que lo visita.

Hay que señalar que está escrito en el lenguaje de la época (siglo XIX, específicamente en 1880) y la mayoría de la gente encontraría poco interés en él precisamente por ese lenguaje y porque se trata básicamente de un compendio geográfico. Entre los datos que se encuentran está el de considerar al Monte Meru como el más alto del planeta, aunque mucho antes la Unión Británica ya había descubierto al Everest (en 1865 ya se había nombrado al Chomolungma con el nombre de Everest).

Sin embargo, hay que recordar que la información no circulaba tan rápido y fácilmente como hoy y que Eliseo Reclus era montañista y se puede rescatar algo de esta obra.

“Amaba á la montaña por si misma, gustaba de su cabeza tranquila y soberbia, iluminada por el sol cuando ya estábamos entre sombras; gustaba de sus fuertes hombros cargados de hielos de azulados reflejos; de sus laderas, en que los pastos alternan con las selvas y los derrumbaderos; de sus poderosas raíces, extendidas á lo lejos como la de un inmenso árbol, y separadas por valles con sus riachuelos, sus cascadas, sus lagos y sus praderas; gustaba de toda la montaña, hasta del musga amarillo ó verde que crece en la roca, hasta de la piedra que brilla en medio del césped.”

Pero la montaña es, para Reclus, más que un solo propósito. Es un medio que puede mejorar la vida del hombre.

…la montaña tiene que representar un papel importante. La verdadera escuela debe ser la naturaleza libre con sus hermosos paisajes para contemplarlos, con sus leyes para estudiarlas, pero también con sus obstáculos, para vencerlos. No se educan hombres animosos y puros en salas estrechas con ventanas enrejadas. Déseles, al contrario, la alegría de bañarse en los lagos y en los torrentes de la montaña, hágaseles pasear por los ventisqueros y los campos de nieve, lléveselos á escalar las elevadas cumbres. No sólo aprenderán fácilmente lo que no les podría enseñar ningún libro, no sólo recordarán todo lo que hayan aprendido en aquellos días felices en que la voz del profesor se confundía para ellos en una misma impresión, con la vista de paisajes encantadores, sino que también se habrán encontrado frente al peligro y lo habrán arrostrado alegremente.

El libro está a disposición de quien lo desee en el Proyecto Gutenberg.



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2017. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©