follow me
Montañismo y Exploración
Iniciará la construcción del Museo Seven Summits en Polonia

Polonia, un país de larga y profunda historia en el montañismo iniciará el próximo mes la construcción de un museo de montaña dedicado a la memoria de todos los caídos en la montaña, pero que combinará las características de un museo tradicional con uno moderno con aprendizaje por medios electrónicos.







  • SumoMe

Polonia es uno de los países que más ha aportado para el desarrollo del montañismo. Su historia en el Himalaya es decisiva, desde primeros ascensos a montañas no escaladas a primeros ascensos en condiciones invernales. La primera ascensión a un ochomil la realizaron polacos en el Everest (y la más reciente invernal también). Tres polacos son mundialmente inconfundibles: Wielicki Krzysztof, Wanda Rutkiewicz y Jerzy Kukuczka, pero el montañismo de Polonia no se reduce a sólo tres excelentes montañistas sino que ha tenido y sigue teniendo muchos de gran nivel que han aportado y siguen aportando algo al deporte mundial.

En un país que tiene tal cantidad de logros de alto nivel, era lógico esperar que se fundara un museo dedicado exclusivamente a la montaña. El Museo Seven Summits comenzará a construirse el próximo mes en una superficie de 1,300 metros cuadrados con un presupuesto inicial de dos millones de euros. ¿Qué es lo que contendrá? Eso es lo que platicamos con Bartek Krawczak, el líder del proyecto.

¿Cómo nace la idea de tener un museo de montaña?

La idea la tuve hace unos siete años. Los polacos tenemos una gran historia en el montañismo. La época dorada fue en la década de 1980 con Jurek Kukuczka, Wanda Rutkiewicz, Krzysztof Wielicki y un montón más que debemos dar a conocer para evitar que se pierdan sus éxitos en el olvido. Así, el museo está dedicado a todos los montañistas que han caído en la montaña.

¿Será éste el primer museo de montaña en Polonia?

En Polonia tenemos algunos museos pero no tan grandes y principalmente se concentra lo que hay en la región. Nos gustaría estar por encima de la regionalidad y que el nuestro sea un centro de montaña multicultural europeo real. Hay algunos de ellos con quienes nos encantaría contar, por ejemplo, la “Casa de Jerzy Kukuczka”. De hecho, ya hemos invitado a la esposa e hijo de Kukuczka.

¿Cuántos museos de montaña hay en Europa?

En Europa hay pocos museos de montaña, pero debo señalar al MMM (Messner Mountain Museum) tiene cinco exposiciones es lugares separados y al Museo Nazionale della Montagna en Italia. Por supuesto, también les invitamos a colaborar con nosotros. Nuestro proyecto es único debido a que el museo y el centro de montaña están en simbiosis.

¿Qué tendrá de diferente este museo en comparación con los demás?

Un museo normal no tendría sentido para tanta historia de montaña como tenemos, así que siempre imaginé un lugar especial donde se pudieran ver exhibiciones principales, como en todos los museos, pero también poner en práctica las propias habilidades, mejorarlas y sentir la magia de las montañas. Con más detalle y en otra sección, se podría tocar la historia (gracias a la tecnología touch), jugar con ella y con la ciencia y disfrutarlas de manera digital, que es muy importante en estos tiempos. El mundo va tan rápido que sin la moderna tecnología no seríamos capaces de cuidar de nuestro pasado y animar a la gente a ser parte de esta familia montañista.

Esa idea fue la que surgió en algún momento hace siete años y ha ido evolucionando poco a poco, hasta convertirse en lo que tenemos planeado. Seguramente se modificará para mejor en el futuro.

La idea de un museo con realidad virtual se ha venido manejando durante años. ¿Este será el primero de esta clase en montañismo?

Creo que estamos muy cerca de poder decir que es el primer proyecto de este tipo. En Polonia y esta parte de Europa, sin duda alguna. Tecnología digital, media, software y diferentes aplicaciones pueden atraer más gente al museo. Mi misión es ser moderno y flexible todo el tiempo en cuanto tecnología nueva para el centro y museo de montaña.

¿Puedes platicarnos un poco de cómo se podrá ver el museo ya terminado?

Habrá una exposición principal, que tendrá las maquetas de diez montañas. Queremos hacer énfasis en las siete cumbres más altas de cada continente, pero decidimos no elegir entre el Elbrus y el Mont Blanc como la montaña más alta de Europa, o el Puncak Jaya o el Kosciuszko como la más alta de Oceanía. Dejaremos que los visitantes exploren el conocimiento ellos mismos. Además elegimos la montaña al pie de la cual estará el museo, el Babia Góra, como décima montaña, lo que hace una diferencia entre 1,725 y 8,850 metros.

Las maquetas tendrán una altura de 1.8 a 3.6 metros pero lo importante es que no se trata sólo de una maqueta común. A su lado habrá pantallas interactivas con software que estamos diseñando especialmente sobre cada montaña y que contiene también datos de el país, la región, la gente, la cultura, etc. Queremos mostrar qué tan diverso es el mundo pero al mismo tiempo que se sepa que las montañas están en todas partes y la gente en ellas.

En el exterior habrá una maqueta especial del Babia Góra de cuatro metros de alto que podrá abrirse en dos mitades para que el visitante pueda explorar lo que hay en el interior y que aprenda en un corte geológico.

Las montañas que estarán presentes en esta exposición principal son: Everest (Asia, 8,805 metros), Aconcagua (América del Sur, 6,962), McKinley (América del Norte, 6,196), Macizo Vinson ( Antártida, 4,892), Kilimanjaro (África, 5,895), Elbrus (Europa, 5,642), Mont Blanc (Europa, 4,810), Kosciuszko (Oceanía, 2,228), Puncak Jaya (Oceanía, 4,884) y, por supuesto, Babia Góra (Polonia, 1,725).

También habrá un simulador de montaña.

¿Qué es el simulador de montaña?

Es un lugar en el que el visitante puede probar y practicar la vida en la montaña realmente. Tendrá un área de escalada, clases con la gente de rescate de montaña, cursos de avalanchas con gente del Centro de Avalanchas de Montaña; también tendremos un centro de prueba para equipo de montaña. En breve, es un lugar para aprender y practicar con profesionales en cualquier tema relacionado con el montañismo.

¿Qué actividades puede tener un visitante en el Museo?

En el museo, el visitante puede desarrollar diversas actividades:

Ver películas, Jugar videojuegos de montaña, aprender de las maquetas (y toda la información que se brinde en las pantallas interactivas), apreciar la exposición de fotografía de montaña y recorrer el museo para ver su contenido.

Si prefiere algo más activo, puede caminar en una senda educativa, es un camino aéreo para ver el bosque desde algunos metros sobre el suelo y lo dirige la gente del programa de Bosques Nacionales; o puede ir a la torre multifuncional, el muro de escalada, intentar hacer algo en el simulador de montaña o tener una actividad con la gente del Parque Nacional o del Servicio de Rescate de Montaña. También habrá opciones para niños.

Hacer un museo no debe ser muy sencillo, ¿cuáles han sido los problemas principales que han enfrentado?

Creo que no hay problemas sino obstáculos que hay que superar. Por supuesto, lo primero es el presupuesto y obtenerlo. Después de cinco años de explorar la idea y buscar un ambiente conveniente para este proyecto, me encontré con el presidente de Zawoja (una pequeña ciudad con apenas nueve mil habitantes, bajo el pico Babia Góra, a 1,725 metros sobre el nivel del mar) que realmente se involucró con la idea. Su nombre es Tadeusz Chowaniak. Después de dos años de arduo trabajo en conjunto, creamos la empresa (noviembre de 2012) de la cual la ciudad de Zawoja es copropietaria. En este momento estamos en vías de conseguir el permiso y comenzar a invertir en él, en julio de este año.

Gracias a que está la ciudad de Zawoja y su principal inversionista (Tatra Mountain Resorts Company), hemos podido comenzar a trabajar. Nuestro presupuesto es de alrededor de dos millones de euros y espero que este sea sólo la primera etapa de inversión.

Un punto verdaderamente importante es convencer a la gente a cooperar como equipo, sin divisiones. Otro tema interesante es invertir en una tierra en la que no es fácil construir, pero con una gran vista hacia la montaña Babia Góra. El permiso es un punto serio a resolver. El papeleo, como siempre. Muchos quieren hacerlo pero no en el tiempo que uno lo necesita o espera que se haga.

Después, tuvimos que platicar con muchas compañías nacionales: electricidad, bosques nacionales, parques nacionales, etc., y lleva mucho tiempo llegar a acuerdos, pero finalmente funcionó: todas esas compañías van a ayudar y a son ya socios oficiales.

El último obstáculo mayor es elegir la forma en que va a ser narrada la historia que uno quiere. Mi sueño es lograr un museo y centro de montaña para la gente de cualquier edad y nacionalidad. Deseo hacer la comunidad de montaña más grande de Polonia. Conozco una frase: “la realidad puede destruir el sueño, ¿por qué no deberían los sueños destruir una realidad?” (George Moore). Así que aun habiendo muchos problemas y obstáculos, creo que debemos alcanzar la cumbre.

Es mucho trabajo aún para ser dirigido por una sola persona…

No soy sólo yo. Hay gente designada para funciones específicas. Por ejemplo, el 14 de junio reuniremos en un refugio de montaña a los consejos científico y de montaña que se harán cargo del programa educativo y también reuniremos un archivo de montaña nacional del cual será presidente Janusz Kurczab. Como presidente del consejo científico estará Krzystof Wielicki y Jerzy Porębski será el director del mismo, además de tener miembros de otros países, como mi amiga Bernadette McDonald [quien diera el empujón definitivo al Festival Banff de Cine de Montaña para que llegara a ser lo que es actualmente].

¿Cuántas organizaciones han participado?

Principalmente la ciudad de Zawoja e inversionistas privados (TMRAS), pero nuestros socios que hacen todo lo relacionado con educación, conocimiento, etc., son los Bosques Nacionales de Polonia, el Parque Nacional Babiogórski, GOPR (servicio de rescate en Polonia) y muchas otras organizaciones y gente. Gracias a ellos sé que cada día nos movemos un poco más adelante y sé que el campamento base está siempre listo a mis espaldas.

¿Cuáles son sus tiempos de trabajo?

La idea la tuve alrededor de 2006 y cinco años después, desde 2011, empezamos a trabajar con Zawoja. En 2013 comenzaremos la construcción y la inauguración será en el verano de 2014.

¿Habrá invitados especiales para la inauguración?

Por supuesto, pero el nombre lo definiremos este fin de año. Ahora, si me disculpas, tengo que regresar a mi mesa para seguir con mezclas de concreto y camiones de volteo. Por cierto, el año próximo es el 60º aniversario del Parque Nacional Babiogórski y aprovecharemos para hacer algunos eventos en conjunto.


Ver mapa más grande


Relacionado

Museo de los Seimiles

Un museo en EUA para montañismo



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2017. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©