follow me
Montañismo y Exploración
Diles que no me maten, ruta de escalada en el Nevado de Colima
18 julio 2013

“Diles que no me maten” es el nombre de una ruta de escalada en roca en el Nevado de Colima y esta es su ficha técnica. Los escaladores que hicieron el posible primer ascenso reconocen que posiblemente alguien más pasó por ahí antes que ellos pero no encontraron evidencia alguna.







  • SumoMe

Diles que no me maten es el título de uno de los cuentos que escribió Juan Rulfo en El llano en llamas, uno de los dos libros que lo dejaron definitivamente entre los grandes escritores. Pero también es el nombre de una ruta de escalada en la cara oeste del Nevado de Colima, México. La ruta fue escalada (probablemente por primera vez) en 1998 por Juan Carlos Gavilanes Ruiz y Luis Enrique Pacheco Magaña.

El material usado fue:

Dos cuerdas de 8.5 mm, 60 metros
9 anillas con mosquetones
5 levas, 4 de ellas son el juego completo de Link Camps OP (0.5, 0.75, 1 y 2) la otra es yun camalot Chouinard # 1
5 stoppers ABC números 7, 9, 10, 11 y 13
1 stopper Wild Country # 4
2 tricams (2.5 y 3)
8 mosquetones con seguro
2 dispositivos de seguro
1 sacanueces
9 mosquetones libres
Cintas diversas
1 cordino dinámico para ecualizar

Sobre el equipo usado, los escaladores comentan:

“Recomendamos usar cordino dinámico de 7mm x 6m para armar una “cordelette” o “equalette” en la primera reunión (que consta de un clavo, una leva y dos stoppers con otro más en oposición para hacerlo mutidireccional), ecualizando así todos estos anclajes. Esta reunión debería ser “a prueba de bombas” porque aunque la ruta es fácil, en el paso final hay que darse un jalón de una roca que está un tanto descompuesta, y una caída en la que fallaran los seguros superiores y la reunión sería fatal para ambos escaladores. Preferimos usar cuerda doble de 8.5 mm X 60 m por dos razones: hay dos cambios de dirección importantes y la caída de rocas es potencial. Puede hacerse en un solo largo de 60 metros pero al final del mismo, ya con toda la cuerda dada, puede haber problemas para encontrar buenos anclajes para la reunión. Preferible asegurar con instrumentos dinámicos como el Reverso, ATC y SGB II, o bien con el nudo dinámico. Desaconsejamos el GriGri pues detendría la caída de manera menos dinámica con la consiguiente carga adicional sobre los anclajes (¡que no son bolts!). Y por supuesto, casco obligatorio”

La ruta puede convertirse en una escalada clásica, por su altitud y su dificultad moderada, pero ¿cómo saber si fue realmente abierta por estos dos escaladores y no antes? Juan Carlos comenta:

Durante nuestra primera vez en la ruta (1998) no encontramos evidencia alguna de que alguien hubiera pasado por ahí, absolutamente nada. He escrito a gente del grupo Colli [en Jalisco] y no me han dicho que ya hubiera sido escalada. De hecho, traté de contactar a Villavicencio (del mismo grupo Colli), uno de los aperturistas de de la zona de finales de la década de 1970 y principios de 1980 (viene en el libro de Alfredo Careaga Pardavé que incluye rutas del Nevado de Colima y del de Fuego, en el cual por cierto no está nuestra ruta).

Pedí el contacto a Careaga Pardavé por Facebook para preguntarle detalles y no hubo respuesta (es ya un hombre mayor). Envié el topo a Montañismo Jalisco, Alpinismo México y otros foros y nadie ha dicho que no sea la primera ascensión. Sin embargo, pienso que existe la posibilidad de que en los 70’s o antes alguien la haya escalado, porque que en esos tiempos muchos buenos escaladores se desenvolvían en grandes altitudes, además de que “nuestra” ruta es muy lógica y no es de alta dificultad.

Lo comenté a gente del [grupo] Colli pero no sabían sobre el caso. Pienso que de haber sido escalada en esas fechas, la ruta conservaría pitones o rastros de los escaladores, pues en ese tiempo era casi la única forma conocida de protección en México, incluso para artificial. No encontramos nada.

Otra posibilidad es que escaladores tapatíos (que los hay de alto nivel, y muchos) la hayan escalado con empotradores antes de nuestro ascenso de 1998 y por eso no encontramos rastro alguno, pero lo considero difícil porque me parece que la actividad de esos escaladores no se ha enfocado en el Nevado Colima (nunca hemos encontrado a nadie escalando ahí). Sólo desde mediados de la década 2000-2010 nos hemos enterado de que algunos grupos de alpinistas han retomado escaladas en este volcán, una década después de nosotros.

Debo decir que en el filo superior de una pared de la cara Este, cerca de la cumbre del Nevado Norte, hay una instalación de rappel fijada con cadenas y bolts, pero nada en la pared que habíamos estado incursionando desde 1997. Por cierto que falta en el topo la ruta que abrió Santiago Baeza en 1997 (yo iba con él) a la derecha de "Diles que no me maten", y que fue un 5.10b.

 

Más información

Facebook de Colima Vertical



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2017. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©