follow me
Montañismo y Exploración
Cómo elegir una escuela de montañismo

“¿Me pueden recomendar alguna escuela donde pueda aprender montañismo?” es una pregunta recurrente en prácticamente todos los foros. Las respuestas siempre son las mismas: en este o aquel o el de más allá. Lo que no deja clara la situación. Aunque este no es un manual para elegir una escuela, sí te puede proporcionar una idea de cómo elegirla.







  • SumoMe

Bien, ya decidiste a dar el paso e ingresar al montañismo como un practicante más, sea que lo hayas decidido desde tu casa o una (o más) experiencias te hayan llevado a la conclusión de que esta actividad es lo tuyo. Pero… no sabes cómo iniciar. Desde luego, practicar montañismo es bastante más diferente que jugar en una cancha o nadar en una alberca donde las reglas son conocidas por todos. No conoces las reglas y eso es lo que te lleva a preguntarte cómo aprenderlas.

Puedes aprender montañismo de una de las siguientes maneras.

  1. Por tu cuenta, a base de ensayo y error.
  2. Con una persona que tenga experiencia y se convierta en tu tutor.
  3. En una escuela de montañismo.

La primera opción es la que la mayoría toma. Caminar en la montaña, después de todo, no les parece demasiado difícil, o al menos ese es el pensamiento que está detrás de esta decisión. El cielo es claro, el día soleado, la cumbre se ve al alcance de la mano… Pero quienes hayan aprendido de esta forma, saben que es el camino más arduo: no saben en dónde andan y se pierden de mucha información el terreno, de técnica y de seguridad. Cuando se requieran técnicas de seguridad, el riesgo que se corre puede costar desde nada hasta la vida. Por eso te planteaste quién te puede enseñar.

La segunda opción es ubicar a una persona que tenga experiencia y salir con ella. Tendrá la experiencia suficiente como para enseñarte algo y mantenerte a raya del peligro. Pero tiene la desventaja de que el “experto” (llamémosle así) tiene sus propios objetivos y no siempre están acordes a los tuyos. Dependerías de que él tenga tiempo libre para dedicártelo y además echarse el compromiso de enseñarte. Hay gente así, pero no abundan.

La tercera opción es una escuela de montañismo. El “experto” es ahora identificado como un instructor cuya obligación es enseñarte lo que se haya comprometido al principio del curso. La relación que existe entre tú (alumno) y él (instructor) es una relación profesional, pues le vas a pagar por su trabajo y tienes todo el derecho de exigir lo que se te ofrece. Es la forma más segura de aprender porque lo harías de manera sistematizada y segura.

Antes de elegir una de estas opciones, debes estar consciente de que cuando aprendes montañismo estás poniéndote en riesgo. El montañismo es un deporte que implica riesgo y sólo se puede evitar con experiencia y buen juicio.


¿Cómo elegir una escuela de montañismo?

Si ya te decidiste por la opción de la escuela, lo que te resta es encontrar una escuela a la que puedas acoplarte y que te enseñe lo que tú necesitas. Para eso, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Primero que nada, pregúntate para qué quieres aprender montañismo. ¿Es por convivir, por alcanzar la cumbre de una montaña, porque tuviste una experiencia de rapel o escalada y quisieras continuar y saber hasta dónde llegas o simplemente curiosidad? La respuesta que te des es importante al elegir una escuela y te ayudará a elegir la que se adapte a lo que tú quieres. Una vez que hayas decidido por qué quieres aprender, la siguiente pregunta es ¿hasta dónde estás dispuesto a seguir? Eres capaz de seguir una enseñanza muy compleja que te lleve muy adelante o sólo quieres tener una muestra?
  2. Pregunta a amigos, conocidos o en foros de internet. Por supuesto, quienes respondan te dirán que l que ellos recomiendan es la mejor, seguramente porque ahí han estado y a ella pertenecen. Aunque la respuesta no te orientaría hacia lo que quieres, al menos te da una idea de las más populares. No es precisamente la fórmula, pero te acerca.
  3. Pide opiniones. Pedir opiniones significa que la gente te diga no sólo lo bonito sino los aspectos que a ellos no les gustaron. Eso te ayudará a formarte un criterio. No te dejes llevar por la opinión negativa de una o más personas: recuerda que quien habla mal de aquello que no le gustó hará hincapié en ello sin recordar lo positivo. La opinión de uno no es garantía de imparcialidad porque cada quien tiene su propia experiencia. Busca más opiniones de la misma escuela. Un punto excelente es si la escuela a la que vas a ingresar ha producido gente que haya hecho algo importante.
  4. Elige algunas de las que te parezcan las mejores. La mayoría lo hace en base a lo cercano que esté a su domicilio o trabajo y por tanto pueden llegar más pronto. Pero busca más. Quizá te estás perdiendo de algo importante.
  5. Busca su sitio web y estúdiala. Las escuelas bien organizadas tienen un sitio web que también sigue una estructura definida. Si encuentras la página de una y no le entiendes, puedes deducir que la organización está mal no solo en la página sino en la estructura misma.
  6. Cuando hayas elegido una escuela, pregunta quién es será el instructor y busca su currículum deportivo. Es importante que tu instructor tenga experiencia en el campo y no repita lo que haya leído o le hayan enseñado (vicio de bastantes escuelas) pero también que sepa enseñar. Si encuentras los dos aspectos en una misma escuela, inclínate hacia ella.
  7. Averigua qué tan recientes son sus conocimientos. Hay personas que tienen muchos años enseñando lo mismo sin haber leído nada más de montañismo ni haber actualizado sus técnicas o conocimientos en base a una premisa: “a mí me ha funcionado esto”. ¿Te gustaría aprende el montañismo de los años sesenta o tener las técnicas más modernas? Y recuerda que en la técnica recae tu propia seguridad.
  8. ¿El programa del curso incluye acondicionamiento físico general y especializado? ¿Tu instructor entrena? Es un punto que debes tomar en cuenta. Tu condición física debe ser excelente cuando estés en la montaña porque de ella depende tu seguridad y la de tus compañeros.
  9. ¿El programa del curso incluye historia del montañismo, conceptos éticos, lecturas específicas? El montañismo era hace pocas décadas un deporte que sólo se basaba en la experiencia personal pero actualmente es un deporte que es estudiado desde muchos ángulos: medicina, psicología, entrenamiento, historia, filosofía, ética… Si el instructor sólo puede transmitirse lo que él aprendió por sí mismo, te perderás de un montón de experiencias y quedarás muy rezagado.
  10. Lee. La mejor manera de mejorar y actualizar tus conocimientos en montaña es leyendo. Libros, por supuesto, aunque son poco accesibles por el precio o porque no se editan en tu país. Pero ahora tienes otra herramienta que te es útil: internet. Ahí puedes encontrar muchas páginas donde informarte de todos los aspectos. Te sorprenderás de lo que puedes encontrar bajo un mismo tema. La ayuda de tu instructor, tus amigos, un foro o tu tutor para orientarte es vital, porque de otra forma te perderías en un mundo de información que te dejaría perplejo.


Qué es lo que debes evitar

  1. Que dentro de las salidas de tu curso de ingiera alcohol o se consuman drogas. Si se hace, es un lugar donde tu vida corre peligro. Si el instructor o el cuerpo de instructores las promueven, huye de ahí. Por supuesto, cada quien es libre de beber alcohol pero que las reuniones de una escuela giren sólo entorno a él es peligroso.
  2. No te dejes deslumbrar por el nombre o el posible prestigio que un instructor pueda tener. Puede haber ido al extranjero, pero eso lo hace una persona afortunada, no un instructor. Si además escaló una montaña, pregunta cuál fue y qué dificultad o relevancia tiene. Eso lo convierte ya en montañista. Pero si además te sabe explicar un tema, es un buen instructor.
  3. Recuerda que un incidente nos pasa a cualquiera. Pero la repetición de incidentes lleva forzosamente a accidentes leves y la repetición de éstos lleva a accidentes mortales. La escuela a la que quieres ingresar, ¿en qué nivel está? Si tiene varios accidentes en los últimos dos años, definitivamente no debes estar ahí, porque no han mejorado un sistema de trabajo que los ha provocado.
  4. Lo anterior no significa que una escuela sin incidentes sea perfecta (no existe la perfección en lo que hacemos los seres humanos). Lo que eso significa es que es nueva y/o que sus metas son de un perfil bajo que no los pone en riesgo. No está mal, por supuesto, pero si quieres ir más allá, no es para ti.

Estos son sólo lineamientos que te pueden ayudar a elegir alguna de las escuelas de montañismo. No se trata de promover ninguna, pese a que nosotros también tenemos una escuela. Lo importante es que tú te hagas un juicio certero de a qué escuela vas a ingresar. Si en el camino descubres algo que no te guste, es que tu investigación no estuvo bien hecha o que es algo nuevo.

Recuerda que se trata de una relación profesional en la que tanto el instructor y la escuela están obligadas hacia ti a darte lo que ofrecen, a mostrarte un programa de trabajo y alcances durante el primer encuentro. Si no estás de acuerdo con el instructor, pídele que te explique y si no llegan a un acuerdo, dirígete a la escuela para que se solucione tu diferencia. Pero también recuerda que como alumno eres sujeto a sanciones si pasas determinados límites. Como esto último puede ser tomado muy arbitrariamente, es mejor que pidas el reglamento interno de los cursos porque de esa manera sabes tus derechos y obligaciones, así como las sanciones a las que puedes estar sujeto.

Como parte de tu aprendizaje se basa en lecturas y libros, te recomendamos las reseñas de libros y películas que hemos colocado en nuestro sitio web, para que te hagas una idea de qué es el libro y por qué es importante.



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2017. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©