follow me
Montañismo y Exploración
Accidente en Peña Bernal
30 octubre 2013

Por la tarde del sábado 31 de agosto de 2013, un grupo de escaladores subía por la Arista Noroccidental de Peña de Bernal, en el estado de Querétaro. El puntero cayó 25 metros y sufrió varias lesiones. Los tres pasaron la noche en una repisa hasta que pudieron ser evacuados por un grupo técnico de rescate, al día siguiente.







  • SumoMe

El pasado sábado 31 de agosto, un grupo de escaladores estaban en Peña Bernal Querétaro para hacer prácticas de escalada. De los siete participantes, un grupo de tres se encaminó a la Arista Noroccidental, exactamente al otro lado de la zona más conocida. En el camino encontraron a otros cuatro compañeros suyos que llegaban a la peña. Su objetivo era escalar lo más posible en la ruta y, de ser posible, llegar a la cumbre.

La cordada de tres comenzó a escalar desde el punto más bajo en la pared y después de haber subido unos tres largos de cuerda, comenzaba la parte más vertical. El puntero comenzó a subir y clocar anclajes (la ruta no está protegida con bolts) y por alguna razón decidió que era mejor desescalar que seguir subiendo. En algún momento, un anclaje en el cual había dejado caer su peso, se soltó y el escalador cayó. Fueron 15 metros hasta chocar con la repisa que estaba debajo de él y luego siguió cayendo otros diez metros hacia el lado norte (izquierdo) de la arista). Fue un total de 25 metros hasta quedar colgado de su última protección, pues las dos superiores se habían soltado.

Durante cinco minutos, la cuerda estuvo tensa y sin movimiento, el escalador no respondía a los llamados de sus compañeros y éstos se pusieron en contacto vía teléfono celular con los compañeros que estaban en el otro lado de la peña para comentar lo que había pasado y la situación en que estaban. Quien fungía de líder de ese segundo grupo tuvo que bajar a sus compañeros de cordada y tiempo después volvió a tomar el celular.

Mientras tanto, el escalador accidentado había vuelto a ser consciente de sí y de alguna manera de las arregló para volver a escalar hasta sus compañeros, que estaban diez metros por encima de él. Había quedado fuera de la ruta (hay que recordar que la escalada se estaba haciendo por una arista y que él cayó hacia una de las vertientes). Como el viento ya era fuerte y no se podían escuchar bien, establecieron una comunicación en base a pitidos de silbato (el escalador accidentado llevaba uno en el cuello) para maniobras de cuerda. Cuando llegó con ellos, sus compañeros lo atendieron: le quitaron tenis de escalada, le pusieron ropa y una manta espacial que llevaba en su mochila y lo acomodaron en la repisa en la que estaban.

Un rato después, las comunicaciones entre los dos grupos se hizo y mantuvo más fluida por teléfono celular hasta que finalizó el rescate.

Durante toda la tarde y gran parte de la noche, diferentes grupos trataron de alcanzar a los escaladores en su repisa. Se trató de llegar a ellos desde la cumbre pero estaban demasiado abajo para poder hacerlo. Quienes intentaron subir la pared estuvieron trabajando en alguna parte de la pared instalando bolts.

En la noche, diferentes ambulancias y algunas patrullas del estado de Querétaro, se habían reunido en las cercanías de la pared y mantenían contacto visual y verbal con el grupo en la pared, entre otras cosas preguntando cuál era la situación concreta del lesionado para subir equipo específico de primeros auxilios, lo que llevó a una revisión física del accidentado en el lugar por sus compañeros.

Al día siguiente, hacia las 10 de la mañana, una cordada de dos escaladores alcanzaron al grupo en su repisa a poco más de 120 metros de altura. Después subió otra persona especialista en rescate. Instalaron el sistema para descenso y bajaron primero a los dos escaladores no accidentados. Cuando todo estuvo terminado, hicieron bajar a los dos escaladores sanos y después se hicieron cargo de bajar al herido, quien llegó al piso a las 15:00 horas aproximadamente al suelo.

Fue conducido sobre camilla por un numeroso grupo que no lo dejó hasta llegar a una camioneta que lo llevó a un helicóptero. Pocos minutos después ingresaba al Hospital General de Querétaro, donde le hicieron un examen completo y el resultado arrojó: 4 costillas fracturadas (fisura), el pulmón derecho perforado (hemo-pneumotórax), esguince grado dos en dos vértebras cervicales y también en la clavícula derecha, además de numerosos raspones y quemaduras de cuerda, algunos golpes en la cabeza donde sangró en su momento (pese a que llevaba casco) y una gran deshidratación, pues había pasado casi 24 horas en la pared.

En el rescate estuvieron involucrados miembros de Protección Civil de Querétaro, un grupo de escalada (quien finalmente hizo la ascensión y las maniobras de rescate), los miembros del grupo a que pertenece el escalador (que fueron llegando en mayor cantidad y equipados conforme pasaba el tiempo) y el grupo del helicóptero, de quien no hemos podido conseguir nombres.

Ficha técnica
Terreno: roca
Ascenso o descenso: descenso
Causa inmediata: un anclaje se soltó.
Causas que contribuyeron: dos piezas de protección se salieron
Edad del individuo: 57
Nivel de experiencia: experimentado
Mes del año: agosto
Tipo de heridas: cuatro costillas fracturadas, pulmón derecho perforado (hemo-pneumotórax), esguinces en dos vértebras cervicales y en clavícula derecha, moretones, quemaduras por cuerda y golpes en la cabeza (llevaba casco).


Ver mapa más grande



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2017. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©