follow me
Montañismo y Exploración
Posible nueva variante en la cara norte del Huascarán norte

Dos montañistas escalaron el Huascarán Norte por su pared noroeste, en un ascenso muy temprano para la temporada. Es posible que Christian Stoll Dávila y Mark Smiley hayan abierto una nueva variante de ascenso en esa cara de la montaña.







  • SumoMe

Aún con las malas condiciones que por lo temprano de la temporada se dan, dos escaladores, uno peruano y otro norteamericano, realizaron en seis días, durante la primera semana de junio, un duro ascenso sobre la cara noroeste del Huascarán norte, muy cerca de la ruta Casarotto y Paragot, presumiéndose una variante en la zona inferior de los 1,400 metros de pared.

Christian Stoll Dávila, peruano y Mark Smiley, estadounidense, ambos aspirantes a guías de montaña en sus respectivos países, ingresan el 2 de junio hasta las inmediaciones del lago Llanganuco (3,850) para iniciar la marcha de aproximación por un camino inexistente y alcanzar los 5,000 metros del campo morrena, a muy pocos metros del glaciar del Huascarán norte en su vertiente norte, la cara más salvaje y peligrosa del macizo de 6,655 m.

El tres de junio ingresan al glaciar agrietado y roto que les conduce sobre frágiles puentes de hielo hasta la rimaya, desde donde inician la escalada propiamente dicha. Tras realizar tres largos sobre terreno mixto a 60-65 grados de pendiente, culminan con dos largos más, todos de 60 metros, sobre hielo compacto y realizan, a las 11:30 de la mañana, un primer vivac de espera bajo una saliente rocosa a fin de protegerse de las continuas avalanchas que caen desde las zonas superiores y que contabilizaron en más de 12 mientras duró el comprometido y psíquico vivac. A las seis de la tarde del mismo día, cuando las avalanchas han cesado, realizan siete largos de cuerda sobre nieve inestable a 70º y alcanzan, a las 10 de la noche, la parte superior de la primera pared que culmina sobre la arista norte y alcanza la ruta Italiana de 1974. A pocos metros de la saliente, instalan una repisa exenta de avalanchas a unos 6 mil metros de altura.

Debido a tener poco tiempo de aclimatación y a lo exigente de la ruta, Smiley es tocado por el mal de altura o “soroche” y deciden descansar todo el tercer día (4 de junio) en la repisa de la arista.

Al día siguiente, a las 7 de la mañana, intentan seguir la parte final de la arista Italiana hasta la cumbre, pero las condiciones son muy malas, al punto de avanzar en 4 horas, apenas 60 metros de arista, por lo que descienden unos metros y realizan una travesía aérea de 5 largos con seguros intermedios que denominan “psicológicos” por lo precario de los mismos. Alcanzan de nuevo la arista norte y superan largos coincidentes con la ruta Paragot hasta llegar a unos 6,200 a las nueve de la noche.

El quinto día, tras realizar dos largos de cuerda (70-75º) encuentran cuerdas fijas —presumiblemente Italianas—que no pueden utilizar debido a que los aperturistas, realizaron unos péndulos para alcanzar la parte opuesta de la pared y lograr la cima norte del Huascarán. Stoll y Smiley, deciden instalar una cuerda fija de 60 metros descender y realizar un último vivac a 6,400.

El día siete de junio, a las tres de la mañana, retoman el ascenso sobre dos largos de hielo duro y terreno mixto a 80º, donde incluso uno de ellos sufre una caída, que es soportada por un friend. Dos largos mixtos expuestos más y uno final de nieve dura cerca de las siete de la noche, hacen que la cordada alcance finalmente la arista cimera y consiga los 6,655 metros del Huascarán norte por su pared más comprometida y difícil.

El descenso se realiza durante la noche por la ruta normal y alcanzan el refugio Perú a la 1 de la mañana.1400 m. ED, 60 - 80 º, 6a. La vía es tan comprometida que no permite retirada una vez superada al menos un tercio de la misma.

Material utilizado: juegos completos de friends y stoppers, 8 tornillos para hielo, 10 cintas exprés y cuerdas de 60 metros de 8.1 mm de diámetro.

La cara norte del Huascarán norte, es una de las vertientes menos escaladas de la cumbre norte del Huascarán debido principalmente a la peligrosidad de la misma. En 1991 murieron ahí dos montañistas que intentaban repetir la vía Casarotto. En el 2001 se vuelve a cobrar otra vida y un guía de montaña local es rescatado luego de dos días sobre la ruta Paragot. En el 2005, el norteamericano Steve House y el esloveno Marko Prezelj, deciden no escalar esta cara debido al incesante desprendimiento de rocas y hielo.

La ruta realizada por la cordada Stoll-Smiley, puede ser una variante de la vía Johan Skeeper de 1981, que discurre por el lado derecho de la banda rocosa al inicio de la pared. Aún así la escalada tiene un mérito destacable por tratarse de una ruta de alta dificultad y compromiso.

El tiempo aún inestable está haciendo retroceder algunas expediciones con objetivos aperturistas. Las rutas normales a montañas clásicas como Huascarán sur, ruta normal, Tocllaraju, Chopicalqui o Alpamayo ya han sido realizadas y se están logrando numerosas ascensiones.

El acceso libre en la cordillera Blanca sigue siendo considerado y las autoridades del parque Huascarán ya vienen considerando hacer legal la misma.


Ver mapa más grande



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©