follow me
Montañismo y Exploración
Expedición al Everest
29 agosto 2007


Tres años después de haber ascendido la cara suroeste del Everest, el médico de la expedición escribe este libro, dirigido a niños y a personas que no tienen una idea básica de lo que es el montañismo y cómo se aborda una montaña de ese tipo como expedición pesada.







  • SumoMe

Charles Clarke. Expedición al Everest. La historia del monte Everest y la primera ascensión por la cara suroeste en 1975. Editorial Everest. Madrid. 1978. 62 páginas. ISBN: 84-241-5820-2

A las seis de la tarde del 24 de septiembre de 1975, Doug Scott y Dougal Haston llegaban a la cumbre del Everest por una nueva vía, la primera de gran dificultad en el Everest: la cara suroeste. La pared había sido intentada ya varias veces antes, incluso por una expedición liderada por Bonington, pero no habían tenido éxito.

Pero en 1974, Bonington aprovechó que una expedición canadiense había suspendido su permiso y organizó una expedición de gran envergadura a la pared suroeste del Everest, en donde ya habían estado él y sus compañeros en 1972. La expedición culmina con la llegada a la cima de Scott y Haston y después seguidos por Peter Boardman, Per Temba y Mick Burke. Este último habría de morir en las cercanías de la cumbre.

El libro, escrito por el médico de la expedición, Charles Clarke, tres años después, es una introducción muy buena a lo que eran las expediciones pesadas de ese entonces porque hace énfasis en términos técnicos como rapel, jumar, crampones, etc. El libro está dirigido a niños, pues se trata de la misma colección donde apareciera el libro de Wally Herbert Expedición al Polo Norte, también dirigido a niños.

Lo notable del libro es que pese a su brevedad se percibe ese ambiente de soledad que se daba en los ochomiles en esos años y también habla de los planes de Messner y Habeler de subir “en 1979” el Everest sin oxígeno. Como dato de corrección: Messner y Habeler ascendieron el Everest sin oxígeno el mismo año de la publicación de este libro (1978).

El libro es bueno, si se quiere aprender de las expediciones pesadas y podría ser un buen ejemplo de cómo explicar las actuales expediciones a las nuevas generaciones, incluyendo el estilo alpino, pero tiene imprecisiones de traducción. Se habla de “arreos” en lugar de arnés; de “campo base de avanzadilla” en lugar de campo base avanzado”; de “gancho de descenso, en lugar del ocho, etc.

Este volumen es sin duda el resultado no sólo de la expedición sino de la gran cantidad de pláticas que los expedicionarios tuvieron que impartir para explicar cada detalle a un público no especializado.



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©