follow me
Montañismo y Exploración
37º C: Cómo salvar tu culo


Un manual de supervivencia que no pretende ser manual sino un señalamiento decisivo para que cualquier lector tome en cuenta los elementos básicos de una situación de supervivencia y pueda seguir con vida. Un libro excelente que pone de relieve que lo básico aún tiene que ser tocado con mucho mayor énfasis.







  • SumoMe

Cody Lundin. 37º C: cómo salvar tu culo. Ediciones Desnivel, Madrid. 2005. 208 páginas. ISBN: 84-9829-001-5

El buen gusto es enemigo de la creatividad.

Pablo Picaso

37ºC: Cómo salvar tu culo
El tema supervivencia se ha puesto de moda cada vez más con la popularización de las actividades al aire libre. Una prueba de ello son la gran cantidad de “manuales” del tema. Cody Lundin escribe un libro y no pretende que sea o llegue a ser un manual sino tan sólo señalar los aspectos más importantes a tener en cuenta en una situación de supervivencia: “Es una situación que amenaza gravemente tu vida, en la que no se tiene en cuenta el medio ambiente ni ninguna otra cosa.” (p. 26)

Lundin señala puntos importantes como la siguiente: “Para los excursionistas corrientes, las técnicas primitivas deberían ir en segundo lugar, después del aprendizaje de las técnicas de supervivencia moderna, si sobrevivir es la intención principal. En otras palabras, descubre la magia de aprender a hacer un fuego mediante fricción después de saber utilizar las cerillas a la perfección.” (p. 27)

Y es cierto: la gente, habituada ya a las comodidades de la vida en la civilización, saben poco de cómo encender un fuego con un instrumento tan eficaz como el cerillo. Así que el objetivo del libro no es hacer expertos de supervivencia que sepan todo sino a que el lector, cualquiera que sea su preparación y capacidad, sea un sobreviviente. Si aprende a hacer bien las cosas que sabe, puede experimentar otras, pero después.

El libro tiene un tono irreverente hacia la gran mayoría de manuales de supervivencia y de hábitos de aprender sobre ella pues considera que la gran mayoría lo que ha hecho es sólo copiar el manual de supervivencia de las fuerzas armadas y por personas que no tienen preparación ni práctica.

El libro está lleno de información sobre cómo reacciona el cuerpo en una u otra condición, lo que puede hacer pesada su lectura, pero al final de cuentas es la forma más precisa de saber cómo tenemos que reaccionar.

“Hay muy pocas reglas, pero tus metas principales han de ser regular la temperatura corporal y hacer que te rescaten del aprieto lo antes posible… el escenario de supervivencia medio se prolonga durante 72 horas, o tres días. Estadísticamente hablando, éste es el tiempo que pasa antes de que los rescatadores te encuentren vivo o muerto (siempre y que alguien te esté buscando).” (p. 26) “A no ser que hayas evolucionado espiritualmente lo suficiente como para entrar en estados más elevados, toda tu vida, en mayor o menor medida, está condicionada por estas leyes.” (p. 69)

Después de la mitad del libro, el autor se dedica a enseñar cómo es que armó su botiquín de supervivencia y para qué sirve cada elemento que incluyó. Esto es mucho más práctico que el hecho de comprar uno ya elaborado, pues se elabora con lo que cada uno sabe que viene incluido.

Un libro de gran valor dada la originalidad y la profundidad con que está escrito, merece la pena ser estudiado continuamente porque ciertamente ha dado en donde duele más: el hábito de repetir lo mismo generación tras generación, aunque sean errores.


Erratas

Página 68, dice: “Las membranas celulares o paredes son permeables y consisten en lípidos o grasas —grasas saturadas, para ser exactos— y están apiladas como conchas que contienen todo tipo de materias generadoras de vida.” Las paredes de las células están compuestas no sólo de lípidos sino también de proteínas.

Página 80, dice: Las glándulas sudoríparas se encuentran en la piel en concentraciones de 650 a 4,000 por cada tres centímetros cuadrados…” En Estados Unidos se utiliza más comúnmente la pulgada como unidad de medición en lugar del centímetro. Si el autor puso “una pulgada”, una pulgada cuadrada son 6.45 centímetros cuadrados.

Página 103, inicio de subtema, dice: “El 98 por ciento de nuestro planeta está ocupado por el océano, el 2 por ciento es agua dulce…” Se refiere a los porcentajes específicos de la totalidad de agua en el planeta.



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©