follow me
Montañismo y Exploración
To bolt or no to be (Estar o no estar sujeto con bolts)

Muchos montañeros y escaladores consideran nuestra actividad como un deporte libre, en otras palabras, como un deporte exento de reglas y regulaciones, pues disponemos de total libertad para practicarlo donde queramos, cuando queramos y con quien queramos. Pero esto no es totalmente cierto. Disponemos de nuestro propio código ético y de comportamiento en las montañas, que toma en consideración las cuestiones medioambientales y respeta a las personas relacionadas con nuestro deporte…







  • SumoMe

2. Preámbulo


  • Escalar es un deporte muy popular, que se caracteriza por establecer relaciones humanas perdurables, en contacto directo con la naturaleza y la intensidad de una actividad física. También es un factor estabilizador para muchas personas a las que les proporciona un sentido. Desde el punto de vista sociopolítico, la escalada contribuye en favor de la salud pública contrarrestando los efectos de una falta de actividad física. Además los sicólogos y educadores reconocen que escalar al aire libre fomenta rasgos positivos como la confianza, el sentido de la responsabilidad y el trabajo en equipo.
  • Escalar montañas proporciona sobretodo a la gente joven, la ocasión de desarrollar el sentido de la responsabilidad, más o menos acusada, en función del estilo de escalada. El grado de responsabilidad que exige cualquier escalada depende del nivel de protección que proporcione la ruta: las rutas de escalada en roca con poca protección requieren un grado de responsabilidad elevado por parte del escalador para garantizar su propia seguridad y la de su compañero de equipo.
  • El libre acceso a las zonas alpinas es un derecho fundamental, unido al respeto por los entornos naturales. Las posibilidades de poner en práctica el deporte de la escalada en roca sólo pueden garantizarse si el derecho a la libertad de movimientos permanece intacto y sólo se restringe en casos aislados y justificados en los que sea absolutamente necesario llegar a un acuerdo.
  • Al igual que el excursionismo, la escalada en las cordilleras altas y bajas representa un factor económico importante para Europa. Para la economía de muchas de estas regiones montañosas, los escaladores y los miembros de sus familias que viajan con ellos ofrecen un importante nivel de ingresos, tanto para el catering de las zonas que visitan, como para los comercios detallistas afines.
  • En el presente documento las medidas de acondicionamiento hacen referencia a la ubicación de las medidas de protección en las rutas de escalada en roca, en relación con los estándares de seguridad técnicos actuales.

3. El acondicionamiento de las rutas de escalada en roca


La evolución de la escalada en las cordilleras bajas, así como en las zonas bajas de las cordilleras altas, ha propiciado que muchos escaladores despierten el gusto por las rutas divertidas o las rutas bien protegidas. Un gran número de escaladores alpinos prefieren disponer de bolts apropiados y aseguradores en las rutas de escalada en roca más populares.

Por otro lado, otra buena parte de los escaladores que frecuentan las montañas están interesados en preservar el espíritu original de las zonas y rutas de escalada en roca, y prefieren escalar sin bolts o cualquier tipo de protección parcial o total.

La variedad y calidad del equipo de las rutas de escalada en roca, que disponen de sistemas de protección fijos, es uno de los factores que incide en su popularidad: las rutas bien protegidas se frecuentan con mayor medida que las menos protegidas. Por lo tanto, es importante que en las zonas ecológicamente sensibles se reduzcan los sistemas de protección fijos a la mínima expresión, mientras que las áreas menos susceptibles permiten la práctica asidua de la escalada mediante el desarrollo de rutas de escalada en roca bien protegidas. Las áreas de escalada que se crean bajo estas directrices no suponen ningún peligro para el entorno natural.

El pluralismo en cuanto a los diferentes tipos de escalada es positivo y se considera una expresión de las legítimas preferencias de los escaladores. Para permitir este tipo de pluralismo les facilitamos las siguientes recomendaciones:

a) Las medidas de acondicionamiento deben ceñirse a una selección de rutas de escalada frecuentes.

b) Algunas zonas alpinas, montañas o partes de montañas pueden quedar al margen de estas medidas con el objetivo de preservar su espíritu original.

c) Las rutas de escalada en roca que representan un hito en la historia alpina (como, por ejemplo, la cara norte del Eiger por la ruta Heckmair, el Lalidererverschneidung, el espolón sur de la Marmolada, Pumprisse, el espolón Walker de las Grandes Jorasses, la cara norte del Dru, la travesía del Grepon o Meije), deben preservarse en su estado original. Este principio es igualmente válido para las rutas de escalada en roca que gozan de una determinada importancia local (p. ej.: Gelbe Mauer Direct en el Untersberg, Battert Crack en el Gehrenspitze).

d) Un principio básico del acondicionamiento de las rutas de escalada en roca se basa en mantener intactas las características de una ruta:

  1. La línea de primer ascenso no debe alterarse.
  2. No deben colocarse bolts en las rutas y zonas que se escalaron de forma "limpia" en la primera ascensión (mediante el uso de cuerdas, friends, roscas, etc.).
  3. Tampoco deben colocarse bolts en las secciones de la ruta que los escaladores que pertenecen a su misma categoría escalan de forma limpia.
  4. Las rutas poco protegidas no deben neutralizarse con bolts adicionales (no vaya por el borde de una ruta poco protegida).
  5. Las medidas de acondicionamiento no deben modificar la dificultad de una ruta. Los pasajes de ayuda que dejaron los primeros ascensionistas deben continuar practicables después del proceso de cambios. El nivel de protección permanente de una ruta acondicionada debe ser inferior al número de dispositivos colocados originalmente, por ejemplo, numerosos pitones regulares pueden sustituirse por un simple bolt.
  6. Para acondicionar cualquier ruta sólo puede utilizarse el material que cumple con las normas de la UIAA y las normas europeas. El acondicionamiento debe llevarse a cabo según las normas establecidas y bajo los auspicios de la organización responsable.
  7. El acondicionamiento de cualquier ruta no puede llevarse a cabo sin la aprobación de los primeros escaladores.

e) El método correcto para acondicionar una zona de escalada, basándose en estas recomendaciones, se lleva a cabo mediante los conocimientos de los escaladores de la zona y de los grupos de escalada locales, y en caso necesario, en cooperación con las autoridades responsables. Las autoridades que tienen el poder de decidir en relación con las garantías de ámbito local dependen de su propio carácter.

Las actividades de las organizaciones responsables locales se coordinan mediante un comité supraregional para garantizar el flujo de información vertical y horizontal, así como un nivel de calidad de administración uniforme. El comité actúa como mediador en caso de conflicto.

4. La primera ascensión en las rutas de escalada en roca

a. En las regiones alpinas, las primeras ascensiones debe realizarse exclusivamente con guías (no prefijadas desde arriba).

b. En las zonas exentas de medidas de acondicionamiento los pernos deben limitarse lo máximo posible, ya que en caso contrario es responsabilidad del primer escalador establecer el estándar de protección de la ruta.

c. No se debe subvalorar el espíritu de independencia de las rutas adyacentes.

d. En las zonas próximas a los valles o en otras partes accesibles de las montañas, pueden establecerse áreas especiales para escalada, siempre y cuando esto se lleve a cabo respetando el medio ambiente y sin menoscabar los méritos de las zonas de escalada previamente establecidas. Estas medidas deben ser aprobadas por la organización responsable de la administración de la zona.

5. Comentarios desde el "extranjero"

Steve Davis
Director del Club Alpino Americano (Alaska)

He leído la ponencia To bolt or not to be y la encontré muy acorde con las directrices básicas del American Alpine Club (AAC), de su delegación en Alaska y, lo más importante, de la comunidad de escaladores de Alaska. Describe una política internacional a la que apoyo de todo corazón. Estas directrices se utilizan tanto en las cordilleras alpinas de Alaska, como en las zonas de escalada locales. Nuestras más sinceras felicitaciones a Robert Renzler y a los miembros de la Comisión de Alpinismo de la UIAA, por adoptar esta postura a lo largo de estos últimos años y conseguir la colaboración de escaladores de la talla de Reinhold Messner y Alex Huber.


Yvon Chouinard

He leído la ponencia y estoy de acuerdo con ella. Más que eso, me parece simplemente ¡fantástica! Buen trabajo. Me gustaría de paso agradecerles todo el trabajo que llevan a cabo por la escalada. Soy consciente del tiempo y esfuerzo que esto conlleva.


John Middendorf

He leído y estoy de acuerdo con el artículo sobre la sujeción con bolts. Curiosamente, John Bachar escribió tiempo atrás, en 1987, un artículo llamado "Coexistence rules" (Las reglas de la coexistencia) en el que ya postulaba a favor de los mismos principios de respeto entre el pasado y el desarrollo de zonas específicas de escalada. Celebro los esfuerzos que se llevan a cabo para mantener el estándar "tradicional", ya que ayudan a los deportes de escalada a obtener el reconocimiento que se merecen.

Páginas: 1 2 3 4 5



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2018. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©