follow me
Montañismo y Exploración
Supervivencia


La supervivencia como una experiencia a nivel deportivo se está extendiendo cada vez más y los manuales escritos para orientar a quienes quieren iniciarse proliferan. Sin embargo, éste es un tomo sencillo que no tiene grandes complicaciones y que hace énfasis en los niveles de seguridad y de destreza. Uno entre muchos, este libro tiene la sencillez necesaria para llegar a la cabeza de quienes quieren iniciarse en la práctica de la supervivencia como un conjunto de técnicas que hay que aprender para estar mejor preparados en cualquier situación.







  • Sharebar

Cristian Biosca. Supervivencia. EDIMAT Libros (Colección Deporte y aventura). Madrid, 1998. 192 páginas. ISBN: 84-8403-068-7

La supervivencia se define como la acción y el efecto de sobrevivir y aunque no es una cualidad exclusiva del ser humano sí es característica de él.

El prefijo súper se aplica además "y desde mi punto de vista" porque se trata de una vivencia por encima de lo corriente, que se sale de lo ordinario y que, si es superada con éxito, nos llenará de sabiduría y nos proporcionará una visión diferente y más completa del mundo y de la vida.


Considerada desde hace unas pocas décadas como una actividad deportiva, la supervivencia está cada vez más en auge: la gente comienza a entender que puede verse involucrada sin querer en situaciones en las que se requiera de su preparación. Un choque aéreo, un naufragio, un accidente de carretera o un terremoto, por poner sólo algunos ejemplos, pueden llevar a cualquier persona a usar todo lo que ella tiene.

"Cada experiencia de supervivencia será diferente y exigirá de nosotros diferentes reacciones, pero todo conocimiento será valioso." (p. 28)

En este libro, Cristian Biosca quiere dar la opinión de lo que es la supervivencia desde el lado de alguien que la ha en practicado; no quiere ser un manual completo, ni una guía de sugerencias, ni consejos ni nada por el estilo. Es simplemente lo que alguien piensa porque, después de todo, no estamos acostumbrados a vivir en ambientes polares, como los esquimales, o desérticos, como los bosquimanos. Ellos viven en esos lugares mientras que la gran mayoría de nosotros moriría ahí sin ayuda.

"La diferencia entre vivir y sobrevivir es clara. Sobrevivir es obtener lo necesario para mantenerse vivo mientras que vivir es conseguir la suficiente adaptación al medio como para que los recursos de supervivencia sean una costumbre y una rutina, que nos proporcionan seguridad y una garantía de supervivencia a largo plazo." (p. 8)

A pesar de mostrar técnicas para conseguir comida, agua, fuego, construir herramientas y aliviar el dolor, Biosca tiene algo claro: "Los supervivientes, los que quieran salir de cualquier situación que les depare la vida, querrán estar preparados, para lo que es fundamental el entrenamiento. Si somos deportistas tendremos unas capacidades físicas importantes a la hora de sobrevivir, pero es fundamental también una preparación mental." (p. 14)

Esta es la única ocasión en que se toca algo referente a la condición física, mientras que el aspecto mental es reforzado a cada momento, pues tiene que dejar clara una cosa que ofrece como una leyenda: "Todo viaje comienza con un paso, cada paso me acerca a mi destino, mi destino es sobrevivir." (p. 29)

Pero aunque esto quede claro como algo que suena bien, nunca tiene el poder de los ejemplos: "El hecho de llevarse un bicho a la boca con la intención de comérnoslo va en contra de años de aprendizaje, de toda una vida en la que los bichos son seres repugnantes que hay que destruir o al menos evitar. ...y finalmente se olvidan los condicionamientos sociales y se pasa a la acción." (p. 12)

Biosca no está de acuerdo en que la esperanza muere al último: "La esperanza debe ser una segunda piel. Tan unida a nosotros que nada pueda despegárnosla." (p. 30) y que es necesario tener una actitud muy positiva ante lo que se está viviendo: "La terquedad necesaria para continuar andando a pesar de todo, del cansancio, el clima, el dolor, la desesperación, requiere una mente clara, con un propósito bien definido: sobrevivir." (p. 14)

Por "mente clara" quiere decir "tener claro el objetivo" y no precisamente una mente aguda e inteligente. Con querer sobrevivir y no perder ese objetivo, basta porque "A nuestra manera, y aunque no nos demos cuenta de ello, usamos cada día nuestro instinto de supervivencia, nuestra capacidad de adaptación, y extraemos del medio todos los recursos que nos brinda. Pero, ¿qué pasaría si nos separasen de nuestras herramientas habituales, de nuestro entorno conocido y de los problemas cotidianos para los que ya tenemos respuesta y nos sometiesen a un entorno adverso, nuevo y peligroso? Probablemente nos sorprenderíamos de lo que somos capaces de hacer." (p. 10)

Libro que puede leerse más como novela que como manual, lo que es muy importante para facilitar su asimilación, Biosca tiene algo claro: se trata de un libro más pero que puede ser útil: "Todos los consejos que aparecen en este libro son de una forma u otra útiles, pero deben experimentarse antes, deben controlarse y realizarse como algo habitual." (p. 14)



 



Suscríbete al Boletín

Google + Facebook Twitter RSS

 

Montañismo y Exploración © 1998-2014. Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con SIPER
Diseño por DaSoluciones.com©